martes 19/1/21

Miño y los expropiados de Fadesa alcanzan un acuerdo tras 17 años

Los afectados renuncian a cobrar el recargo de intereses y el municipio da un paso decisivo en la resolución del caso
El acto tuvo lugar en el salón de plenos y a él acudieron todos los ediles del actual Gobierno de Miño
El acto tuvo lugar en el salón de plenos y a él acudieron todos los ediles del actual Gobierno de Miño

Después de casi dos decenios de zozobra, el Ayuntamiento de Miño y los expropiados de Fadesa Inmobiliaria dan un primer paso en la resolución del conflicto que arrastran desde 2002. Pero no un paso cualquiera, sino “uno de los más importantes de todo el mandato”, indicó el alcalde del municipio, Manuel Vázquez Faraldo. 

Es una barbaridad hacer a las personas partícipes de las negligencias institucionales, y tenemos la responsabilidad de revertir la situación”, intervino el mandatario en un acto al que asistieron representantes de los más de doscientos afectados por la macrourbanización de Perbes y Vilanova. “ Me hubiese gustado que toda la gente afectada pudiese acompañarnos, pero algunos lamentablemente ya no vivirán este día, que supone un antes y un después en el porvenir de nuestro pueblo”, continuó Faraldo.

Según el acuerdo suscrito, el Ayuntamiento de Miño se compromete a gestionar, con cargo al Fondo de Ordenación 2020 del Ministerio de Hacienda, el pago de los intereses generados por el retraso de más de quince años en el abono de los terrenos, estableciendo como límite para hacerlo efectivo el día 31 de mayo de 2020. Los expropiados, por su parte, autorizan la liquidación de todos los créditos contra la entidad local, derivados del procedimiento contencioso-administrativo que se ejecuta ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, renunciando a cobrar el recargo de intereses, lo que supone “un hito decisivo no solo en el mandato 2019-2023, sino también en el futuro de Miño”, resumió Faraldo. 

En este sentido, teniendo en cuenta que ninguno de sus predecesores se reunió con el colectivo en estos casi veinte años, el alcalde, acompañado por los nueve ediles del actual Gobierno de Miño, se mostró claro y moderadamente optimista: “Lamento profundamente el trato que habéis recibido desde el Concello de Miño desde el inicio de este largo proceso, allá por 2002, y he querido que todo el equipo de gobierno esté aquí presente, porque todos y cada uno de nosotros entendemos que sois afectados, y no culpables”, añadió antes de recordar uno de los compromisos electorales del PSOE: “Hablar y negociar para resolver los acuciantes problemas de Miño”.

“Soy optimista. Creo que con el esfuerzo añadido de Gobierno Central, Xunta y Diputación, podemos encarrilar el tema, para facilitar al Concello de Miño que cumpla son sus obligaciones financieras sin dejar de atender las necesidades de los vecinos”, apostilló Vázquez Faraldo.

Para el Gobierno de Miño, “se termina así, con la sangría de un proceso judicial enmarañado, que ha costado más de un millón y medio de euros a las arcas municipales, entre abogados, procuradores y costas judiciales” derivadas de caso Fadesa.

Comentarios