domingo 26.01.2020

Meicende pide la parada del bus coruñés con la primera piedra del centro social

Tan antigua es la demanda del centro social como que los vecinos de Meicende puedan utilizar el bus urbano de A Coruña. Un transporte que recorre sus calles, pero sin realizar ninguna parada.

Las autoridades participaron en la colocación de la primera piedra
Las autoridades participaron en la colocación de la primera piedra

Tan antigua es la demanda del centro social como que los vecinos de Meicende puedan utilizar el bus urbano de A Coruña. Un transporte que recorre sus calles, pero sin realizar ninguna parada. Ayer, una representación de la asociación de vecinos San Xosé Obreiro acudió a la colocación simbólica de la primera piedra del centro social y aprovecharon que allí se encontraban las autoridades locales y la delegada de la Xunta, Belén do Campo, para exigir una vez más la parada del bus.
La representante autonómica aprovechó su invitación al entierro de una cápsula del tiempo en Meicende para explicar los trámites que realizará el Gobierno gallego para dar solución a este problema. “Agora estamos esperando as enmendas e a principios de 2014 aprobarase esa modificación para que o bus poida parar nos límites dos concellos, sempre e cando haxa acordo entre eles”.
El mandatario añadió que, una vez que se resuelva esa traba legislativa, Arteixo y A Coruña comenzarán un periodo de negociaciones bajo “a tutela da Xunta”.

Centro social
Después de la polémica surgida la semana pasada entre el BNG y el gobierno local por el centro cívico de Meicende, parecía que la ceremonia de esa primera piedra quería ser una respuesta a las afirmaciones de los nacionalistas sobre la paralización de las obras. Calvelo negó este término y reiteró que el BNG siempre “din non a todo. Esto é o fliel reflexo do que se está a facer, un traballo coordinado coa empresa e parece que a intención do BNG é polo periodo prelectoral. No 2015 que valoren os veciños”.
Los nacionalistas aseguran que la obra estaba paralizada según le había comunicado el concejal de Obras, José Ramón Amado. Un retraso que respondería a unos problemas detectados con la cimentación de los edificios de las inmediaciones.
Calvelo se limitó a señalar que ante cualquier problema de esta índole se llevará a cabo un  trabajo “conxuntamente coa empresa, e o valorarán os técnicos”. Añadió que “se vai solucionar a cimentación, para ter os menos problemas co entorno cando comece a construcción”, unos trabajos que el mandatario calcula que se finalicen en seis meses. Además, el año que viene se incluirá en los presupuestos una partida para dotar las inmediaciones del centro cívico de una plaza.

Cápsula
De los 800.000 euros que costará el centro cívico, Repsol ha aportado 250.000. Por ello, el Ayuntamiento le pidió que también colaborase con la cápsula que enterraron ayer: los responsables de la refinería eligieron una figurita de hacer.
Los vecinos escribieron una carta en la que reivindicaban poder usar el bus de A Coruña y el Ayuntamiento completó este botín con los periódicos del día y unas monedas, “para que se recorde a data de hoxe”, indicó el alcalde.

Comentarios