martes 07.07.2020

Los vecinos de la Marina firman el acuerdo previo a la hipoteca

Los vecinos del edificio situado en el número 48 de la avenida de la Marina ya han firmado, por fin, el principio de acuerdo para la regularización en la compra de los pisos después de rubricar ayer el documento con la entidad financiera La Caixa 

algunos de los residentes, delante de la entrada al edificio	susy suárez
algunos de los residentes, delante de la entrada al edificio susy suárez

Los vecinos del edificio situado en el número 48 de la avenida de la Marina ya han firmado, por fin, el principio de acuerdo para la regularización en la compra de los pisos después de rubricar ayer el documento con la entidad financiera La Caixa y acordar en cada caso las condiciones que regirán las hipotecas correspondientes. El acto de la firma ante notario estaba previsto que se celebrara por la mañana, pero finalmente no se pudo realizar hasta última hora de la tarde.

Se trata de un acuerdo a modo de declaración de intenciones, como señalaron el pasado viernes fuentes de La Caixa, en el que se fijan, con carácter vinculante, tanto para una como la otra parte, las características de la compra de los pisos, que no son iguales en todos los casos debido a las particularidades en que fueron adquiridos en su día.

En este sentido, hay que recordar que algunos de los vecinos –en concreto, tres– se hicieron con más de un piso por el sistema de permuta, es decir, entregando unos terrenos bien a modo de trueque o bien a cambio de una sustancial rebaja en el precio de las viviendas.

Fue de esta manera como dos personas se quedaron con dos pisos y una tercera, con seis de ellos de un total de 28 viviendas en este bloque del número 48, aunque hay que recordar que cuatro de ellas están vacías por la renuncia de los que allí vivían.

pacto inicial

El banco sostiene que las condiciones que se han firmado con aquellos que adquirieron los pisos directamente al promotor –quien dejó un crédito sin devolver de 2,1 millones de euros con esta entidad– son exactamente las mismas que se pactaron en su día.

Lo que ha originado este tira y afloja en el proceso de negociación ha sido el precio reclamado por La Caixa a los permutantes. De hecho, los vecinos se quejaban el pasado miércoles de que el banco les había pedido, de repente, 250.000 euros más de lo acordado.

Esto –unido a que el banco anunció que el edificio se subastaría hoy, martes, tras cinco años sin haber cobrado nada– provocó que se iniciara un calendario de protestas que les llevó a concentrarse delante de la oficina que La Caixa tiene en la calle de Barrié de la Maza, en la entrada del centro urbano, en la tarde del jueves, además de colocar algunas pancartas en el inmueble en el que residen.

nuevas negociaciones

En cualquier caso, esta movilización, que se iba a llevar a cabo en días sucesivos hasta que se celebrara la puja, se quedó en eso, ya que el viernes por la mañana se retomaron las negociaciones y se llegó a ese principio de acuerdo que ayer quedó plasmado en un papel ante un notario en A Coruña.

Esas conversaciones del viernes y la fructificación del acuerdo fueron tomadas por el banco como la solución natural entre quienes tienen la voluntad de llegar a acuerdos. “Nosotros siempre la tuvimos”, dijeron.

Comentarios