domingo 22.09.2019
Las subvenciones urgentes, que llegan a 700 euros, se conceden dos veces al año por familia

Las ayudas municipales consiguieron el año pasado evitar hasta 115 desahucios

El movimiento social surgido para exigir que los bancos acepten como finiquito de las hipotecas la vivienda ha logrado incluso que algunas administraciones “se mojen”, como es el caso de Arteixo. A raíz de una moción llevada a pleno por Stop Desahucios, el Ayuntamiento quiso mostrar su sensibilidad con esta situación y, además, desde Servicios Sociales destacan que para evitar que las familias se quedasen sin su vivienda, durante el año pasado concedieron 115 ayudas.

  El movimiento social surgido para exigir que los bancos acepten como finiquito de las hipotecas la vivienda ha logrado incluso que algunas administraciones “se mojen”, como es el caso de Arteixo. A raíz de una moción llevada a pleno por Stop Desahucios, el Ayuntamiento quiso mostrar su sensibilidad con esta situación y, además, desde Servicios Sociales destacan que para evitar que las familias se quedasen sin su vivienda, durante el año pasado concedieron 115 ayudas.

Estas subvenciones urgentes se conceden para hacer frente al pago de alquileres o hipotecas dos veces como máximo al año por cada familia y con una cantidad límite de 700 euros en total. En este sentido, la concejala de Servicios Sociales, Ana Bello, explica que en general (no solo en el apartado de vivienda) las ayudas municipales para emergencia social han crecido un 25%.

Además de instar al Gobierno central a modificar la actual legislación, otro de los puntos destacables de la moción popular es la creación de una comisión especial mixta “en el que participen representantes del pleno municipal y de las asociaciones de afectados, vecinales y otras organizaciones sociales conocedoras de la problemática”.

El Ayuntamiento estudia crear una comisión para canalizar las respuestas a todos los afectados

Un nuevo organismo cuyo objetivo será buscar alternativas que eviten los desahucios por motivos económicos, además de garantizar el realojo digno cuando no quede más remedio.

En este sentido, el alcalde, Carlos Calvelo, no asegura que se vaya a llevar a buen término la creación de esta comisión mixta y prefiere hablar de que “se estudiará” su constitución.

El regidor local sí afirma que “probablemente es necesario abrir un debate” sobre las cuestiones planteadas por Stop Desahucios. “Estamos sensibilizados con este tema y haremos lo que podamos desde Servicios Sociales”, apunta el regidor arteixán.

Implicación > Desde las bancadas de la oposición, la voz fue unánime sobre lo acertado de esta moción y lo necesario que es tomar medidas.

Desde el PSOE ponen el acento en los “engaños” que llevan a muchos a firmar una hipoteca sin leerse la letra pequeña y abogan porque el dinero que reciben los bancos del BCE se destine a apoyar a las familias y pymes.

Silvia Seixas, portavoz del BNG, destaca como “cuestión importante” que se implique a la administración local. “Moitas veces son os nosos veciños e é a nós a quen acuden primeiro”, expone la nacionalista.

Para destacar la gravedad de estos desahucios, Seixas muestra un dato, en 2011 se iniciaron 16.464 procedimientos judiciales, un 21% más que en 2010.

José Márquez, de TeGa, tampoco tiene buenas palabras para los bancos y para la “sobretasación” que realizan cuando tienen que conceder una hipoteca. Tampoco se olvida de la “irresponsabilidade do Goberno que o permitiu”, afirma el concejal.

En el plano municipal, Márquez apuesta porque el gobierno local “busque unha fórmula para dar aluguer, aínda que sexa temporal” a los afectados.