sábado 16/1/21

Los ladrones destrozan las ventanas y el cierre de la futura sede del Consorcio

El visto bueno inicial de la Xunta a la solicitud del Consorcio de As Mariñas para fijar su nueva sede en el antiguo Laboratorio interprofesional galego de análise do Leite .

El inmueble está muy deteriorado y lleno de cristales porque la gente entra a robar y pintar	quintana
El inmueble está muy deteriorado y lleno de cristales porque la gente entra a robar y pintar quintana

El visto bueno inicial de la Xunta a la solicitud del Consorcio de As Mariñas para fijar su nueva sede en el antiguo Laboratorio interprofesional galego de análise do Leite (también conocido como el Ligal) no ha servido para frenar el deterioro del inmueble situado en el lugar de Bos, en el ayuntamiento de Guísamo. Si el interior del edificio ya llevaba tiempo siendo esquilmado, los ladrones y gamberros han destrozado en los últimos meses las ventanas que quedaban sin romper y ahora están llevándose parte del cierre de hierro que bordea la propiedad. Mientras tanto, no hay noticias de cuando se afrontará la reforma.  
Ni Xunta ni Consorcio de As Mariñas parecen preocupados por los constantes destrozos del Ligal pese a que este vaya a ser cedido por parte de la primera institución a la segunda para utilizarlo como sede. La construcción, pegada a la Nacional-VI a la altura de Guísamo, ya había perdido gran parte de los elementos de valor con la mudanza del laboratorio y sus técnicos a Abegondo.
No obstante, los robos de lo poco que queda para achatarramiento son habituales y cada vez están desapareciendo más ventanas provocando así que la reforma futura sea más costosa.
El problema se ha acrecentado en las últimas semanas porque, viendo las reducidas posibilidades de venta que les ofrecen los detalles que todavía quedan, los ladrones la han emprendido con el perímetro de hierro y metal que rodea el edificio. Basta con pasar por el lugar para darse cuenta de que cada vez faltan más partes de las verjas, que la gente se lleva para intentar vender o reutilizar.
Además, esto está haciendo más fácil la entrada a la propiedad para todo tipo de personas que continúan empujando al Ligal a un estado de ruina. Y es que, si a principios del año pasado eran los grafiteros los que se apoderaban de las pintadas del edificio, en la actualidad el espacio provoca atracción tanto para los ladrones como para personas que acuden allí a realizar actos vandálicos. Cristales rotos, cajas abandonadas, muebles e instalaciones desmontadas para robar cables o elementos de metal y pintadas en las paredes conviven en el interior del espacio.

parálisis desde mayo
Mientras tanto la parálisis por parte de las Administraciones es total. O al menos así lo parece, puesto que el interés del Consorcio por la construcción viene de lejos y, sin embargo, todavía no se han completado los trámites para el préstamo por parte de la Consellería de Medio Rural e do Mar a la que pertenece este patrimonio.
En enero de 2014, y después de un estudio de las distintas posibilidades que había para albergar actividades formativas, los representantes del Consorcio se decidieron por pedir al departamento que dirige Rosa Quintana la ocupación del Ligal. A finales de mayo pasado el Gobierno autonómico –tanto Medio Rural como Economía– respondía sí al traslado del organismo a su propiedad.
La Xunta se fijó como objetivo establecer una fórmula para llevar a cabo la autorización de uso del inmueble. Y desde entonces de poco más se sabe que de los destrozos constantes.

Comentarios