sábado 28/11/20

La restauración del puente de O Pedrido le garantiza dos décadas más de “salud”

El uso de hormigón armado, toda una novedad en la época, y su gran arco central, lo convierten en singular pero O Pedrido es, sobre todo, la vía por la que circulan a diario los vecinos de  Betanzos, Sada, Pontedeume, Miño, Bergondo o Paderne.
El puente, de más de medio kilómetro de largo, une Bergondo y Paderne	Quintana
El puente, de más de medio kilómetro de largo, une Bergondo y Paderne Quintana

El uso de hormigón armado, toda una novedad en la época, y su gran arco central, lo convierten en singular pero O Pedrido es, sobre todo, la vía por la que circulan a diario los vecinos de Betanzos, Sada, Pontedeume, Miño, Bergondo o Paderne.

El puente se inauguró el 15 de abril de 1943, con un acto multitudinario presido por Franco y, casi siete décadas después, la Xunta ha iniciado la ejecución de unas obras que, de acuerdo con las previsiones de los técnicos, incrementará su durabilidad otros veinte años, hasta 2033.

La reparación, cuyas obras visitó ayer el titular de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, se centra en el sellado de fisuras en los arcos, la construcción de un de un zuncho perimetral de protección y refuerzo de uno de los pilares, el más deteriorado, y la señalización, tanto horizontal como vertical, a lo largo de los 518 que mide O Pedrido. En ella, la Xunta ha invertido 2,3 millones de euros y beneficiará “a máis de 72.000 habitantes”, apuntaron desde el Gobierno de Núñez Feijóo.

El Ayuntamiento firma un convenio con la Xunta para la EDAR de Gandarío

La alcaldesa, Alejandra Pérez Máquez, que acompañó a Hernández y a la delegada Belén do Campo durante su visita a las obras, confía en que la intervención pueda completarse “cuanto antes”, al tratarse de “una infraestructura clave” para la movilidad de los residentes en la zona, y apuesta por incrementar “el control de paso de camiones de gran tonelaje” a fin de asegurar la durabilidad de O Pedrido.

lubre y ouces

Después de visitar los trabajos del viaducto sobre la Ría de Betanzos, Hernández y Do Campo se trasladaron a la casa consistorial, donde el conselleiro y la alcaldesa firmaron el convenio para la construcción de la Estación Depuradora de Augas Residuias (EDAR) de Gandarío.

Allí, Pérez Máquez, acompañada por el primer teniente de alcalde, Manuel Fafián, y varios ediles del equipo de gobierno, solicitó la colaboración del representante autonómico “para que se cumplan para poder desbloquear el servicio de saneamiento en las parroquias de San Juan de Lubre y Ouces”. En ambas parroquias, el Ayuntamiento de Bergondo desplegó en los últimos años, “muchos kilómetros de colectores, pendientes de la depuradora para poder entrar en funcionamiento”, dijo Máquez.

Según la primera edil, en cuanto la EDAR entre en funcionamiento “serán cientos los vecinos que puedan abandonar por fin el sistema de fosa séptica y enganchar con la red de colectores” y, en este sentido, agradeció especialmente a Hernández su decisión de promover una obra que llevará un servicio básico al 80% de los vecinos de Bergondo.

Inversión

En este proyecto, la administración autonómica, a través del ente público Augas de Galicia, invertirá 4,2 millones de euros, con el objetivo de solucionar la carencia de infraestructuras de tratamiento de residuales que, según indicó Agustín Hernández, presenta en este momento la cuenca de Gandarío, cuyos vertidos se envían directamente, sin sistema de depuración alguno, a la Ría de Betanzos.

La actuación contempla la construcción de una EDAR, con tratamiento por rayos UVA, para unos 6.000 habitantes. n

Comentarios