miércoles 16.10.2019

Jornada sin sorpresas para los cinco alcaldes del área metropolitana con mayoría absoluta

Calvelo, Rioboo,  García Seoane, Barral y Vázquez Faraldo se hicieron con el bastón de mando

Calvelo y parte de la corporación posan en el centro cívico arteixán | javier alborés/cedidas
Calvelo y parte de la corporación posan en el centro cívico arteixán | javier alborés/cedidas

Las mayorías absolutas registradas en Arteixo, Culleredo, Oleiros, Betanzos y Miño no dejaron lugar a las sorpresas. Carlos Calvelo, José Ramón Rioboo, Ángel García Seoane, María Barral y Manuel Vázquez Faraldo recibieron el bastón de mando ante una multitud en sus respectivos ayuntamientos.

En Arteixo, además de Calvelo (PP), se presentó como alcaldable Xurxo Couto, del BNG. Los doce votos del PP dieron el cargo al actual regidor, que empezó su mandato pidiendo a la corporación que olvidase la campaña electoral. “Hay que iniciar una nueva época, sin insultos y con proyectos. Arteixo es uno de los municipios más importantes de Galicia y tiene que seguir siendo una referencia”, y emplazó a la oposición a realizar propuestas y sugerencias, “que serán bienvenidas”.

En Culleredo, la elección de Rioboo fue apoyada por los doce ediles del PSOE, mientras que PP y Alternativa, cada uno con tres ediles, se votaron a sí mismos. Los tres concejales del BNG se abstuvieron.

Rioboo admitió “unha enorme responsabilidade”. “Este apoio non se traducirá en ningunha clase de relaxación, senón que me inculcará un maior afán de superación e esforzo para procurar a excelencia para Culleredo”.

En Oleiros, el alcalde y fundador de Alternativa dos Veciños, Ángel García Seoane, explicó que los principales retos serán “manter e conservar a ampla rede de equipamentos e servizos públicos, así como que as administracións aborden as tarefas pendentes no municipio, principalmente infraestruturas viarias e transporte”. 

En Betanzos no hubo nada que alterase la investidura de la socialista María Barral tras la aplastante victoria del 26-M. En su discurso, desgranó alguno de los retos de la ciudad para estos años donde priorizó la recuperación del casco histórico y el Pasatiempo. Fiel a su estilo, se mostró dispuesta al diálogo permanente: “Independientemente da candidatura e da adscrición ideolóxica de cada un, os betanceiros encomendáronnos unha importante tarefa: traballar polo noso pobo, polo seu presente e polo seu futuro”, indicó Barral.

En Miño, Manuel Vázquez Faraldo, primer alcalde socialista en esta era de democracia, indicó que quiere un municipio “ilusionado, con forza e ganas de empezar o futuro”.

Comentarios