martes 19/1/21

Javier Ulloa | “El coste de la recogida de basura sin el Consorcio subiría seguro, mancomunar es eficiente”

INVENTOR | Lleva un decenio ejerciendo en distintos municipios de la comarca y sigue en el Consorcio As Mariñas, que renacerá como mancomunidad tras el acuerdo de sus miembros.

Javier Ulloa posa en Betanzos, donde ejerce como interventor | Patricia G. Fraga
Javier Ulloa posa en Betanzos, donde ejerce como interventor | Patricia G. Fraga

Francisco Javier Ulloa Arias (Santiago de Compostela, 1981) lleva un decenio trabajando como interventor y ha pasado por diferentes municipios de la comarca como Miño, Cambre o Betanzos, llegando también al Consorcio As Mariñas, ente en el que todavía ejerce su actividad y que sigue de actualidad por su anunciada transformación en mancomunidad, previo paso a la futura área metropolitana de A Coruña.

¿Qué situación vive actualmente el Consorcio As Mariñas?
Se creó como un consorcio al amparo de la ley gallega aunque sigue funcionando de facto como una mancomunidad. Nunca ha entrado capital privado en el Consorcio, siempre se avaló por los ayuntamientos en un sistema de igualdad y se creó como contraposición a la mancomunidad que existía en su momento, en la que estaba A Coruña. El objetivo claro era gestionar la recogida y tratamiento de los residuos urbanos, además de tener otras competencias de servicios sociales o lacería, por ejemplo. La ley 27/2013, de la que se ha hablado mucho, viene a disolver los consorcios porque se entiende que estas administraciones son ineficientes económicamente. En ese momento, el Consorcio As Mariñas, que no era un consorcio per se, se ve en un vacío legal. Cumplía con la estabilidad presupuestaria y el período medio de pago, tiene deuda cero, pero se ve abocado a la disolución o a la adscripción al ayuntamiento de mayor población. En mitad de esto surge el tema de Arteixo, que inicia el procedimiento de separación, y nos vemos analizando dos tesituras: hacia dónde avanzamos y cómo gestionamos la salida de uno de los miembros, además un miembro importante a nivel económico y de población. En un principio se optó, y yo lo defendí, que como el Consorcio ya funcionaba como una mancomunidad, solo había que redactar unos estatutos como mancomunidad y seguir operando igual. Algunos no lo veían y hubo que convocar la reunión de A Senra con todos los alcaldes y concejales, y ahí se aprobó pasar a una mancomunidad, pero cuando surgió la posibilidad del área metropolitana de A Coruña volvimos a la misma situación de antes.

No sé si el paso a mancomunidad es una solución real, no es algo que me toque responder; depende de una decisión política y mi trabajo es dar viabilidad a
esos acuerdos



¿Es una solución real pasar a mancomunidad o desaparecerá si se crea el área metropolitana?
Eso depende de la voluntad política y a mí me excede responder. Nosotros lo que hacemos es dar viabilidad a las decisiones políticas. Aquí se nos planteó la idea de continuar en una relación de igualdad entre ayuntamientos, tanto el secretario del Consorcio como yo nos reunimos con habilitados y personal de los ayuntamientos y buscamos una solución que sirva de paso, primero, para transformarse en mancomunidad, y establecer en los estatutos una cláusula, por si se llega a crear el área metropolitana en el futuro, para integrar todos los convenios, patrimonio, etcétera... del Consorcio.

Llevamos años escuchando lo de la mancomunidad pero nunca llega. ¿Es diferente esta vez?
No, se paralizó cuando surgió la salida de Arteixo, porque los acuerdos estaban creados para nueve ayuntamientos y hubo que cambiarlos a ocho, pero tampoco llevamos tanto tiempo realmente. Empezó tras las elecciones de 2015, hubo dos años de prórroga para adaptarse y estamos en 2018, la Administración va lenta, aquí no solo valen los informes del Consorcio sino también de los técnicos de los ayuntamientos.

¿Acabará creándose el área metropolitana de A Coruña?
No podría ponerle fecha y tampoco me corresponde, porque depende de acuerdos plenarios y otros factores. Para mí hay dos problemas. Primero, que la tramitación de este modelo es más compleja, y que no depende solo de la voluntad de los miembros del Consorcio, sino también de dos administraciones como son la Xunta y el Ayuntamiento de A Coruña. Hay experiencias buenas de otras áreas metropolitanas, siempre ponemos el ejemplo de Vigo, pero también fue muy compleja, y nosotros tenemos la ventaja de que llevamos años de experiencia con el Consorcio As Mariñas. A Coruña ya hablaba en su momento de que el consorcio era el “embrión” del área metropolitana. Es un concepto interesante, porque los ayuntamientos del Consorcio han operado razonablemente bien los últimos quince años.

El área metropolitana tiene dos problemas: su tramitación es más compleja y no depende solo de los miembros del Consorcio, sino  también de la Xunta y de A Coruña



¿Cómo ha afectado la marcha de Arteixo a nivel económico y de funcionamiento del ente?
El Consorcio sigue operando de la misma manera y en su momento la relación con los técnicos de Arteixo siempre fue buena, aunque lógicamente cada parte buscaba lo mejor para ella. Internamente el traspaso fue correcto a nivel económico, ahora vendrá la primera valoración para ver el impacto de los últimos meses. Es muy pronto para valorarlo pero los números se echaron en su momento para que esto pudiese seguir.

Culleredo amenazó hace unos meses con irse. ¿Qué pasaría si se marcha otro municipio?
No tengo los números de lo que supondría, no puedo contestar porque no lo sé. Ya fue complejo cuando salió Arteixo y no he mirado el resto de municipios.

¿En qué punto está el asunto de la auditoría que reclama Oleiros?
Oleiros la ha pedido y nosotros nos hemos reunido con los técnicos de ese ayuntamiento, ahora mismo tenemos discrepancias sobre el alcance que debe tener la auditoría, cosas normales, no hay mayor problema. El respeto que ha habido hasta ahora entre Oleiros y el Consorcio a nivel técnico es total, ellos quieren la auditoría porque quieren estar seguros de que todo está correcto. Como esto es algo pionero y no hay precedentes en los que fijarse, cada uno defiende su postura y es lo lógico.
 


“Los habilitados somos un  gremio desconocido, pero en los ayuntamientos todo pasa por nosotros”




¿La futura mancomunidad estará adscrita a algún municipio?
No tiene que estar adscrita a ninguno, funcionaría como el antiguo consorcio. El problema aquí fue de nomenclatura. Si se hubiera creado como mancomunidad por la ley estatal en vez de como consorcio por la ley gallega, no habría pasado nada de esto ni estaríamos hablando tú y yo aquí. El espíritu de la nueva ley era eliminar consorcios que estaban participados por capital privado, no los que eran como el de As Mariñas. Este se creó para abaratar costes al mancomunar servicios.

Dice que la situación actual del Consorcio es de deuda cero.
Sí, es de lo mejor que puede haber ahora mismo y es por el trabajo del personal del Consorcio: gerencia, tasas, informática... El período medio de pago a proveedores es de pocos días, es un ente muy austero que no tiene mucho personal adscrito, tiene una sede modesta y no tiene excesivos gastos. El resultado es positivo, pero es distinta la gestión que el servicio, una cosa es cómo funcione económicamente el consorcio y otra la calidad del servicio de recogida de basura, que es en lo que están haciendo más hincapié algunos socios del ente. El Consorcio As Mariñas tiene un remanente positivo alto y una estabilidad total.

El Consorcio es un  ente austero sin  mucho personal adscrito, su gestión es de lo mejor que puede haber ahora  mismo; otra cosa es la calidad del servicio de  recogida



¿Al ciudadano de a pie en qué le podría afectar la ausencia del Consorcio As Mariñas?
Hay cosas que para el ciudadano de a pie es difícil entender a corto plazo, y lo explico: el consorcio, al ser un ente no deficitario repercute económicamente el 100% del coste del servicio en el ciudadano; otros ayuntamientos repercuten el 70 o el 80% y el resto del recibo se mete con el IBI, con el IAE u otros impuestos. La tasa del consorcio puede ser de las más altas, pero no significa que el coste sea el más alto. Si disolviésemos el Consorcio As Mariñas, las tasas variarían según cada municipio, porque no es lo mismo recoger la basura en un ayuntamiento turístico como Sada que en uno rural como Abegondo. El coste, sin consorcio, subiría seguro, mancomunar servicios siempre es más eficiente, aunque alguno pueda echar sus números y decidir que económicamente le compensa.

Que es lo que defiende Arteixo.
Yo respeto los números de Arteixo totalmente, ellos han hecho sus estudios y entienden que pueden hacer una gestión más eficiente. Arteixo simplemente ejerció un derecho, abandonó y el tiempo dirá si les salió bien.

Comentarios