martes 27/10/20

Interceptan a un conductor en Perillo que triplicó la velocidad permitida

La Guardia Civil interceptó a un conductor a 153 kilómetros por hora en un tramo limitado a 50 en la localidad de Perillo, en el municipio de Oleiros.

El incidente tuvo lugar el pasado día 9 en el punto kilométrico 6,300 de la carretera AC-12
El incidente tuvo lugar el pasado día 9 en el punto kilométrico 6,300 de la carretera AC-12

La Guardia Civil interceptó a un conductor a 153 kilómetros por hora en un tramo limitado a 50 en la localidad de Perillo, en el municipio de Oleiros.
Según fuentes del Instituto Armado, en la madrugada del viernes, día 19, a las 01.40 horas, un equipo de radar del destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de A Coruña detectó a un vehículo que circulaba a una velocidad de 153 kilómetros por hora, en el punto kilométrico 6,300 de la carretera AC-12, a su paso por Perillo, en un tramo limitado a 50.
El automóvil, un turismo Renault Clio Williams, una vez rebasado el control de velocidad y “tras trazar una curva peligrosa”, relatan las mismas fuentes, “perdió el control saliéndose de la vía y colisionando con dos vehículos estacionados”, lo que ocurrió a 500 metros del lugar donde fue detectado por el radar.

“A toda velocidad”
Los agentes, tras escuchar el impacto del vehículo, se acercaron al lugar del siniestro y comprobaron que el conductor del vehículo accidentado se ausentó del lugar “a toda velocidad”.
Por parte de la Central Operativa de Tráfico del Subsector de A Coruña se estableció un dispositivo de búsqueda y localización del vehículo fugado, que dio como resultado que una hora más tarde del siniestro fue detectado dicho vehículo por una patrulla de la Policía Local de A Coruña, la cual había participado en el dispositivo de búsqueda.
Identificación
Los agentes identificaron a dos varones, el conductor, A.V.F., de 31 años, y el acompañante, que en este caso era el propietario del vehículo, J.C.R., de 37 años.
Sometido el conductor a la prueba de alcoholemia, obtuvo resultado positivo con una tasa de 1,02 y 0,96 miligramos por litro de aire espirado.
La Guardia Civil puntualiza que el propietario del vehículo, que circulaba como usuario, “también mostraba signos de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas”.
El conductor se puede enfrentar a una pena de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor por un tiempo superior a uno y hasta seis años, advierte la Guardia Civil.
Las diligencias instruidas en relación a estos hechos han sido remitidas al Juzgado de Instrucción Número 4 de A Coruña.

Comentarios