miércoles 25/11/20

Los feriantes abandonan Betanzos en su vuelta al mercado tradicional

Los vendedores de textil critican las nuevas ubicaciones y medidas tomadas por el Ayuntamiento debido a la pandemia
Los puestos de productos de huerta se dispusieron en las calles del casco histórico | pedro puig
Los puestos de productos de huerta se dispusieron en las calles del casco histórico | pedro puig

La plaza García Irmáns de Betanzos debía recuperar ayer el bullicio del primer día de mes con la vuelta a la normalidad de su feria, pero parte de sus vendedores ambulantes –los de textil y complementos– abandonaron la zona a primera hora tras mostrarse contrarios a las nuevas ubicaciones de los puestos que fijó el Ayuntamiento dentro de su protocolo anticontagios.

“No nos han consultado, no nos tienen en cuenta. Entendemos que se modifique el mercado por el Covid-19, pero algún vendedor estaba en el sitio de otra persona y eso nos perjudica”, explicaba ayer Toñito Rodríguez, de la Asociación de Vendedores Ambulantes de A Coruña.
El comerciante destaca la labor de la concejala de Ferias, Mónica Carneiro. “Ha trabajado mucho y tiene buena disposición para solucionar el problema. Solo queremos que nos escuchen para el día 16 poder hacer la feria sin problemas”, apuntó Rodríguez, que defiende que los vendedores abandonaron la plaza ayer “sin causar ningún problema” y confirma que el Gobierno local los ha emplazado a una reunión.

El portavoz asegura que en otros municipios, como el de Ordes, el mercado se retomó sin inconvenientes con las nuevas medidas sanitarias. “Tengo 61 años y llevo en esto desde los 14, algo del tema sé, y hay decisiones que pueden complicar las ventas”, indica.

Reubicaciones 
Desde el Ayuntamiento de Betanzos lamentaron la decisión de los feriantes, “una decisión tomada el mismo día de celebración de la feria a pesar de que eran conocedores de las reubicaciones de puestos, ya que la Concejalía de Comercio mantuvo durante estas últimas semanas hasta tres reuniones para consensuar los cambios y adaptarlos a la normativa de seguridad como consecuencia de la Covid 19”.

El Ejecutivo de María Barral defiende que se ha ampliado la superficie del mercado por la avenida de Castilla y el casco histórico, “evitando así que las limitaciones de aforo afectasen a los vendedores y que no hubiese que  reducir el número de puestos”.

La variación en la localización de los puestos, indicaron desde el Consistorio, “se debe exclusivamente al plan establecido por el Ayuntamiento no solo de cara a garantizar la seguridad de los vendedores sino también a los visitantes, con cuatro entradas al recinto y otras tantas salidas”.

Comentarios