martes 27/10/20

El córner es para A Laracha, pero las cuadras son arteixanas

Arteixo y A Laracha cerraron ayer el apartado municipal para su deslinde, con la última comisión bilateral, en la que por unanimidad se aprobó un límite territorial que resuelve algunas situaciones como que una propiedad se partiese por la mitad por una “frontera” cartográfica.
Los alcaldes presidieron ayer la reunión de deslinde en el consistorio
Los alcaldes presidieron ayer la reunión de deslinde en el consistorio

“Non houbo problemas. Houbo dous alegacións en Paiosaco porque unha casa quedaba dividida e un campo de fútbol privado, tamén”, señala el alcalde de A Laracha, José Manuel López.

Estas palabras resumen la última comisión de deslinde entre Arteixo y A Laracha, que se celebró ayer. Una reunión que ha resuelto que, el córner de Paiosaco, que quedaba en el término municipal de Arteixo, pase a ser larachés, como el resto del campo. No habrá duda así de en qué municipio se marcan más goles en un mismo terreno de juego.

Como en todo “reparto” de tierras las propiedades de los vecinos son un punto importante a tener en cuenta. Gracias a este acuerdo, alguna vivienda que quedaba dividida a la mitad y según en que estancia de la casa se estuviera cambiaba el gentilicio, ahora es larachesa.

En otra residencia, la nueva demarcación deja la vivienda para A Laracha y las cuadras en Arteixo. Una línea marcada por un cartel en el que la parroquia de Larín deja claro cuál es su comienzo o su final, según por donde se mire.

Monteagudo y Santa Leocadia (en donde un menhir propiedad de A Laracha marcó la definición de los límites) también estuvieron presentes en este deslinde en el que, curiosamente, han participado “tres alcaldes de Arteixo y uno solo de A Laracha”, como mencionaba Carlos Calvelo, el mandatario arteixán que ha presidido la última reunión de la comisión de deslinde.

El límite con Culleredo ya está en trámite supramunicipal y sigue el trabajo con el de A Coruña

Otros núcleos en los que tuvieron especial cuidado por razones de pertenencia histórica a un ayuntamiento u otro o por las calificaciones del suelo fueron A Barreira, A Cachada, A Esquipa, Alvite y O Areal.

Además del “buen rollo” con el que se ha actualizado un límite que se diseñó en 1924, los mandatarios subrayaban que este proceso que se inició en 2006, no supone ningún cambio en los servicios municipales.

En el encuentro celebrado ayer también se revisaron los 84 marcos que en la actualidad delimitan ambos ayuntamientos y se acordó la instalación de 74 nuevos mojones.

Después de la última comisión, el acuerdo será remitido al Instituto Geográfico Nacional y a la Dirección Xeral de Administración Local, que tendrán que dar su visto bueno.

Otros > Cinco años después, A Laracha y Arteixo han dada el último empujón a la definición de los mapas. Desde el consistorio arteixán esperan que las delimitaciones que a éste le quedan pendientes tarde un poco menos.

Después del incendio del polígono de La Artística en 2009, quedó a la vista de todos la importancia práctica de los deslindes. En ese momento, la corporación arteixana se puso las pilas e inició los trámites con Culleredo y la ciudad de A Coruña.

En el caso de Culleredo, Calvelo explica que ya se han llevado a cabo los mismos pasos que con A Laracha y solo queda que las administraciones supramunicipales involucradas en estos procedimientos acepten la propuesta.

En peor situación se encuentra la “frontera” con la urbe. “Hay una coincidencia entre ambos, pero ahora están trabajando los técnicos”, explica Calvelo.

En este punto recuerda que al núcleo de Meicende se suman otras zonas como A Zapateira (en donde coexiste Culleredo). En el priemro de los puntos parece que la avenida de Nostián será la línea porque, como recuerda el regidor local, la nueva legislación sobre deslindes marca como puntos de partida “accidentes naturales”.

Comentarios