lunes 09.12.2019

Desarticulada una banda que robó en tiendas de telefonía de la comarca

El Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de A Coruña detuvo a los integrantes de una banda organizada que se dedicaba a la comisión de robos con fuerza en tiendas de telefonía, en el marco de la denominada

El beneficio obtenido en los veinticinco delitos que se les imputan alcanza la cantidad aproximada de 230.000 euros
El beneficio obtenido en los veinticinco delitos que se les imputan alcanza la cantidad aproximada de 230.000 euros

El Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de A Coruña detuvo a los integrantes de una banda organizada que se dedicaba a la comisión de robos con fuerza en tiendas de telefonía, en el marco de la denominada operación “Mobile”. Esta se inició hace cinco meses tras la sustracción de terminales por valor de 22.000 euros en un negocio de Sada.
Pese a no dejar huellas y la inexistencia de testigos, los investigadores consiguieron identificar el vehículo utilizado para el desplazamiento, aunque los autores, con múltiples antecedentes por delitos contra el patrimonio, cambiaban de vehículo habitualmente para dificultar su detección, contabilizando en los cuatro meses que duró la investigación, el uso de hasta cuatro distintos, indicó la Guardia Civil.
Aún así, se pudieron averiguar sus domicilios y constatar la presencia en numerosos municipios del país, hasta los que se desplazaban con el único propósito de cometer estos delitos.

Especialización
El grado de especialización que poseían les permitía romper y extraer el bombín de la cerradura, neutralizar la alarma y hacerse con los terminales de valor o dinero en efectivo con rapidez.
El grupo destacaba por su movilidad, lo que complicaba los seguimientos, pudiendo desplazarse desde su residencia, en Madrid, hasta los lugares más distantes de la península, habiendo cometido robos en ayuntamientos de A Coruña, Pontevedra, Ourense, Salamanca, Asturias, Badajoz, Almería, Huesca, Lleida o Tarragona, alcanzando el beneficio obtenido en los veinticinco delitos que se les imputan la cantidad aproximada de 230.000 euros.
Otra característica de sus actuaciones eran los daños que ocasionaban, destrozando completamente el mobiliario para hacerse con los terminales, como en su último robo, en Cee.
Allí, después de un discreto seguimiento, se estableció el dispositivo para proceder a su detención, que pudo realizarse tras encontrar un emplazamiento adecuado para darles el alto, interviniendo varias patrullas de la Comandancia y Subsector de Tráfico de Lugo en un control en el área de servicio de O Corgo.
En ese momento viajaban en el vehículo solamente tres de los integrantes del grupo, todos de nacionalidad española y rondando la treintena, pero como existían pruebas que también incriminarían a un cuarto integrante y estaba plenamente identificado, varios agentes partieron en ese mismo momento hacia Madrid para intentar localizarlo y proceder a su detención, lo cual se consiguió a última hora de la tarde.
En el momento de la detención, llevaban en el coche el botín que acababan de sustraer, cerca de 50 artículos entre teléfonos y tablets. Inspeccionado a fondo el vehículo en el que circulaban, se detectó la existencia de varios compartimentos ocultos, en los que escondían la herramienta especial para forzar los bombines, sus propios teléfonos, un inhibidor de frecuencias (para inutilizar las alarmas), así como herramienta más pesada por si el bombín se resistía, como patas de cabra o mazas.
Las diligencias y detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción 2 de Betanzos, que decretó su libertad provisional, volviendo a actuar, a las pocas horas, en otra tienda de Sada, llevándose otros 20.000 euros. l

Comentarios