lunes 3/8/20

Culleredo plantea dotar de un coche eléctrico a Protección Civil

No volver a comprar combustible, además de la protección medioambiental. Estas son las ventajas del vehículo eléctrico, en el lado negativo de la balanza: “el importante esfuerzo económico para su compra”. En esta disyuntiva se encuentra el Ayuntamiento de Culleredo, que estudia dotar a Protección Civil de uno de estos coches.

Riobóo apuesta por “adoptar políticas ecológicas”
Riobóo apuesta por “adoptar políticas ecológicas”

No volver a comprar combustible, además de la protección medioambiental. Estas son las ventajas del vehículo eléctrico, en el lado negativo de la balanza: “el importante esfuerzo económico para su compra”. En esta disyuntiva se encuentra el Ayuntamiento de Culleredo, que estudia dotar a Protección Civil de uno de estos coches.
“Las administraciones debemos ser ejemplo y adoptar políticas ecológicas con beneficios tangibles al medio ambiente”, asegura José Ramón Riobóo, concejal de Seguridad Ciudadana.
En esta línea, explica el edil que los efectivos del cuerpo de emergencias han realizado diferentes pruebas esta semana pasada con el coche eléctrico y los resultados “fueron totalmente satisfactorios”.
En relación con las características del mismo, el motor era eléctrico en su totalidad, por lo que no emite ningún gas contaminante. A esta ventaja, añaden desde el gobierno local el silencio con el que se mueve.
En el caso de que el Ayuntamiento decida al final adquirir uno de estos vehículos eléctricos, se destinaría el coche a labores de inspección del servicio, así como a desplazamientos que necesiten los efectivos. En este punto, “los tests han sido favorables”, recalca Riobóo. La autonomía, durante estos días de pruebas, fue suficiente para el uso durante varios días y la conducción cómoda y normal, añaden desde Protección Civil.
“El Ayuntamiento tendría que realizar un importante esfuerzo económico para su compra”, apunta el concejal de Seguridad Ciudadana. Sin embargo, continúa el responsable del departamento, el ahorro en el mantenimiento “será elevado”. Su consumo es menor que el de un vehículo a gasoil y las revisiones “serían menos costosas”, enumera Riobóo, al carecer de aceites y filtros, por lo que se limitarían prácticamente a las ruedas y a los frenos.
Además, el primer teniente de alcalde destaca la “facilidad para la recarga” del vehículo, que tan solo necesita un enchufe específico de alta potencia para mayor seguridad, y con eso “sería suficiente”, concluye. n

Comentarios