miércoles 16.10.2019

La comarca despide junio con múltiples actividades culturales, deportivas y de recreo

La meteorología permitió que centenares de personas disfrutarán de la jornada festiva

El Ayuntamiento de Arteixo, en colaboración con diversas entidades, celebró un año más el Día do Deporte na Rúa, mientras que Cambre facilitó las fachadas de un edificio de O Temple para que los “artistas” pudiesen dejar su impronta en ellas. Por otra parte, la Reserva da Biosfera llevó a cabo una maratón ornitológica | patricia g. fraga
El Ayuntamiento de Arteixo, en colaboración con diversas entidades, celebró un año más el Día do Deporte na Rúa, mientras que Cambre facilitó las fachadas de un edificio de O Temple para que los “artistas” pudiesen dejar su impronta en ellas. Por otra parte, la Reserva da Biosfera llevó a cabo una maratón ornitológica | patricia g. fraga

La comarca coruñesa despidió el mes de junio con la celebración de múltiples actividades culturales, deportivas y de ocio y de las que disfrutaron centenares de personas gracias, por que no decirlo, a la meteorología.

Los más madrugadores fueron los miembros y amigos de la Casa de Andalucía de A Coruña que antes de las nueve de la mañana se encontraban de camino a Oza-Cesuras para disfrutar de la que fue la décimo tercera edición de la Feria del Rocío.

También tempraneros fueron en Abegondo que a las diez los miembros de la asociación Sport Horse ya tenían instalada una exposición centrada en la vida cotidiana de los legionarios romanos. Los más pequeños, y los más talluditos, pasaron una mañana fenomenal lanzando “pilum” y calzándose las “gallicae”.

Tampoco se durmieron en Arteixo. Sobre las diez, minuto arriba, minuto abajo, en el entorno del paseo fluvial de la capital del municipio, comenzó el décimo octavo Día do Deporte na Rúa.

Los vecinos, que así lo decidieron, pudieron practicar, eso sí de manera totalmente gratuita, atletismo, baloncesto, boxeo, chave, ciclismo, fútbol, golf, patinaje voleibol y badminton, entre otras modalidades. La idea es que nadie se fuera para casa sin disfrutar por lo que los organizadores incluso programaron una competición de petanca para sordos.

Los cambreses, por su parte, pudieron dar rienda suelta a sus habilidades pictóricas. El Gobierno local les permitió, sin que sirva de precedente, que “embadurnasen” las fachadas de un edificio de O Temple. Hay que reconocer que sí siempre el resultado es como el de ayer, “la mona” que la pinten lo que tengan a bien.

Comentarios