miércoles 21/10/20

Carlos Calvelo | “Estoy seguro de que los municipios del área van a escoger el sistema de recogida de basura de Arteixo”

Arteixo “vuela libre” desde hace meses tras su salida del Consorcio As Mariñas y se prepara para un “aluvión” de obras y proyectos. Carlos Calvelo, alcalde, se muestra con “ilusión” ante una nueva campaña electoral en 2019.

Carlos Calvelo posa en el balcón de su despacho en Arteixo | quintana
Carlos Calvelo posa en el balcón de su despacho en Arteixo | quintana

Arteixo “vuela libre” desde hace meses tras su salida del Consorcio As Mariñas y se prepara para un “aluvión” de obras y proyectos. Carlos Calvelo, alcalde, se muestra con “ilusión” ante una nueva campaña electoral en 2019.

Tras dos meses de funcionamiento, ¿qué balance hace del nuevo servicio de recogida de basura?
Cambiar más de mil contenedores en unos días y poner, algunos, en ubicaciones nuevas, además de concienciar a la gente es complejo, no podemos pretender que en unos meses los vecinos ya estén adaptados. Esto se tiene que hacer poco a poco, es un proceso que va a durar varios años. Ha habido sorpresas positivas, como el buen funcionamiento del contenedor amarillo, para envases ligeros, latas, etc., y hay zonas que se comportan mejor que otras. Pero esto es un trabajo de todos y hay que darse cuenta de que cuanto más reciclemos, más rentable va a poder ser el servicio y más podremos abaratar el recibo. Hoy en día está a 98 euros, cuando antes pagábamos 126, y creemos que el servicio es mejor.

¿En qué ha mejorado?
Recogemos la basura todos los días, de distintas fracciones. Es un ayuntamiento extenso y a veces tenemos algún problema, pero estamos intentando solventarlo. Cuando la gente vaya separando más en esos cinco contenedores, iremos mejorando. Arteixo por fin está cumpliendo las directrices europeas en cuanto a reciclaje y los vecinos ahora saben que cada camión recoge un solo contenedor. Nunca se mezclan fracciones.

En Arteixo no se venía reciclando mucho, ¿esperaban que esta propuesta tuviese inicios difíciles?
Claro. Partíamos de un modelo que, sin entrar a valorar en si era adecuado o no, no era el que iba a imponer Europa. Para el año 2020, el 50% de los residuos deben ser reciclados. Aquí el porcentaje era muy bajo y la gente estaba acostumbrada a unas rutinas que ahora hemos cambiado, así que obviamente es complicado. Antes había muchos contenedores muy grandes por todos los sitios, pero daba igual lo que metieras en ellos, había contenedores desperdigados y la mayoría de la gente tiraba todo en una sola bolsa sin mirar. No había reciclaje y ahora hemos instalado las isletas con las cinco fracciones juntas, más cómodo para que separen. No pretendíamos que en agosto, cuando comenzó el sistema, ya se hiciera todo bien, sino que estos meses, de forma didáctica, se explicará la manera de funcionar mejor. Hablamos del cambio climático y creo que la gente empieza a notar que se está produciendo también aquí, en Arteixo. Hemos sido, a lo mejor, unos precursores, pero yo estoy seguro de que el sistema de recogida de residuos que van a escoger los ayuntamientos del área y de Galicia es el nuestro.

Han pedido civismo a los vecinos que depositan mal sus desechos, con amenaza de sanción y todo.
Nosotros primero vamos a concienciar a la gente y darle la máxima información posible a pie de calle, para que nadie tenga ninguna duda. Pero después aquí hay una ordenanza que tendríamos que aplicar. Nosotros ahora buscamos la mayor facilidad para el vecino, incluso permitimos que la basura se tire a cualquier hora del día, así que pedimos colaboración y buena voluntad también por la otra parte.

Han firmado, también, un acuerdo para instalar contenedores de aceite y ropa.
Sí, habrá menos cantidad de colectores porque estarán en puntos estratégicos, pero la idea es que todas las casas puedan separar cada material. Con estas facilidades, el que quiere reciclar,, puede.

Sobre la retirada del peaje, hubo un “encontronazo” hace unos días con Javier Losada. ¿Le ha concedido ya la reunión que le pidió?
No. A veces no entendemos reacciones fuera de tono porque nosotros nos hemos limitado, única y exclusivamente, a solicitar una mesa de negociación sobre este asunto. Una simple reunión en la que estén presentes todas las partes implicadas: el Ayuntamiento de Arteixo, la Xunta y el Ministerio de Fomento. Nadie nos puede achacar que lo hacemos de manera interesada porque ya denunciamos la situación cuando el Partido Popular estaba gobernando en Madrid. Hemos sido de los pocos ayuntamientos gobernados por el PP que hemos llevado al Ministerio de Fomento, gobernado por el PP, a la Audiencia Nacional. Tenemos una idea clara y una lucha que queremos mantener –y que debe mantener el que venga después– contra una aberración administrativa que estamos sufriendo. Nosotros no dudamos en solicitar la mesa de negociación al Gobierno central, sea del color que sea, para defender los intereses de los vecinos. Pedir una reunión no tiene que parecerle mal a nadie, pero estamos chocando contra un muro de incomprensión, irracionalidad y absurdo. Les da igual, pero ya he dicho varias veces que desde Madrid, desde Google, no se puede vertebrar territorio y se ve que hay muy pocas ganas de ponerle los puntos sobre las íes a Audasa, la concesionaria de la autopista.

¿Le tienen miedo a Audasa?
Audasa es la propietaria de la AP-9, de la AG-55 y la que está poniendo problemas con la Vía Ártabra, y parece que son intocables. Si la conexión del territorio o la creación de infraestructuras depende de una empresa de autopistas, estamos cometiendo un error gravísimo. Lo que pedimos, la retirada del peaje, no solo favorece a los vecinos de Arteixo sino a toda el área metropolitana.

¿Cuál es el siguiente paso a dar en este proceso?
Hay dos vías. La del contencioso que tenemos en la Audiencia Nacional, que es una vía compleja porque desde un ayuntamiento pequeño nos estamos enfrentando al Ministerio de Fomento. Nuestros asesores jurídicos ven que tenemos posibilidades y presentaremos informes técnicos que van a ser totalmente demoledores con lo que pretenden hacer. Han tergiversado completamente datos para defender su alternativa y perjudicar la nuestra deliberadamente, puntuando de manera exagerada la del ministerio. De todas maneras, estoy convencido de que finalmente no van a ejecutar la conexión a Langosteira, no van a gastar 40 millones de euros en eso. Están echando balones fuera para cumplir el expediente, ya se han gastado 82 millones y tienen un peaje “en sombra”. La otra vía es la del sentido común, la racionalidad y el diálogo: sentarse en una mesa las partes implicadas y buscar una solución. Eliminar el peaje es fácil si se quiere y el Ayuntamiento, además, se compromete a colaborar económicamente con doce millones de euros. ¿Qué más quieren de Arteixo la Xunta y Fomento?

¿Es optimista con que esa mesa se organice antes de las elecciones?
Yo solicité varias veces reunirme con el ministro del Partido Popular y no tuve esa suerte. En este momento, con un cambio de Gobierno y un ministro nuevo, volvemos a solicitarlo, pero no creo que nos reciban. La clave de todo esto es lo que ocurra en la Audiencia Nacional: si nos da la razón, eso son palabras mayores. Y, en ese caso, ¿no se deberían depurar responsabilidades? A nosotros siempre nos piden la máxima responsabilidad y diligencia, pero si el Ministerio de Fomento hace las cosas mal, ¿no va a pasar nada?

Sobre el Consorcio, ¿qué opina de la amenaza de Culleredo de abandonar el ente?
Creo que mi obligación es ser muy prudente, nosotros hemos salido del Consorcio y, desde fuera ya, no quiero que le pase nada malo al Consorcio, igual que no quiero nada malo para Arteixo. Pero tienen que reflexionar qué es lo que quieren hacer y no es buena imagen la que están dando con algunas divisiones. Al final el ayuntamiento de Arteixo no es el malo, malo, malo, sino que hay otros problemas en el Consorcio de antes y eso no es positivo para nadie.

¿Ya se ha invertido algo de los cinco millones de fondos europeos?
Estamos trabajando en los distintos proyectos, son doce líneas de actuación. Empezaremos con el transporte interparroquial a demanda y el transporte de los núcleos urbanos, además de los centros Arteixo Concilia, las TIC y la agricultura ecológica, entre otras propuestas.

Comentarios