Jueves 23.05.2019

Calvelo iniciará en noviembre el centro social de Meicende, al margen de litigios

En noviembre se pondrá la primera piedra del centro cívico de Meicende. El alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, garantiza de este modo que, a pesar de que el proceso judicial abierto por los propietarios de la unidad de actuación (UA-38) en la que se ubicará el inmueble no se ha resuelto las obras podrán iniciarse porque estos litigios “no influirían al espacio público”.
El edificio tendrá tres plantas, un bajo y un bajocubierta
El edificio tendrá tres plantas, un bajo y un bajocubierta

En noviembre se pondrá la primera piedra del centro cívico de Meicende. El alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, garantiza de este modo que, a pesar de que el proceso judicial abierto por los propietarios de la unidad de actuación (UA-38) en la que se ubicará el inmueble no se ha resuelto las obras podrán iniciarse porque estos litigios “no influirían al espacio público”.

El mandatario arteixán explica que los litigios en cuestión tiene que ver “con las indemnizaciones” y subraya que la parcela en la que se ubicará el inmueble “está escriturada a nombre del Ayuntamiento”, por lo que se puede obrar sin problema. En este punto, Calvelo también señala que el consistorio ya ha recibido el proyecto de urbanización que “será aprobado en breve”.

De este modo, la intención municipal es comenzar a finales de año la urbanización del espacio y después se lo reclamará a los propietarios. De este modo, una gran plaza pública de 3.400 metros cuadrados comenzará a ser una realidad de “manera paralela” a la construcción del propio edificio .

 El proyecto de urbanización se ejecutará al mismo tiempo                 que el inmueble social

Cien butacas > La plaza pública estará unida a la parcela municipal de 1.283 metros cuadrados de zona ajardinada en la que se incluirá un inmueble en el que destaca un auditorio con capacidad para más de un centenar de personas. Una instalación que funcionará como el corazón del centro social y estará, así, en la planta principal, a las que hay que sumar un bajo, otras dos plantas y un bajocubierta.

El centro comunicará con la travesía de Meicende y la avenida de Meirás. Esta ubicación ha permitido a la arquitecta María Dolores Crespo poder jugar con las dos alturas diferencias que aporta el propio terreno.

Así, desde Meirás se crea un acceso que estará cubierto por una rampa que comunica con la travesía de Meicende y desde la que se entraría a la planta principal donde se ubica el salón de actos.

A su vez, la entrada secundaria dará acceso a las aulas destinadas a asociaciones y a una pequeña instalación destinada a clases de cocina y un vestuario que comunica con el auditorio.

En la primera planta se sitúa un espacio polivalente y que cuenta con acceso a una terraza. La segunda albergará una biblioteca, que es una demanda casi “tan histórica como el propio centro social”, apunta el alcalde.

El edificio ha sido concebido para dar respuesta a una serie de necesidades de un núcleo con más de 3.000 vecinos: espacio para las entidades vecinales, aulas diáfanas y polivalentes para las actividades o cursos que se organicen o descentralizar los servicios municipales.

El bajo contará con un registro. Además, el bajocubierta también contará con dos despachos y un aula que podría ser utilizado por la administración puesto que cuenta con un “acceso menos público”, expone Crespo.

“Sentimental” > Calvelo hizo un repaso por las grandes actuaciones que su gobierno quiere iniciar a lo largo de este año. Derribar el viejo centro de formación y levantar un inmueble nuevo “es prioritaria” para el Ayuntamiento. La que se lleva la “mayor inversión” es para la piscina con un proyecto de cuatro millones en total y la “más sentimental” es la del centro cívico de Meicende.

En este caso, la actuación tendrá un coste de 650.000 euros de los que 250.000 euros son una aportación de la refinería. Para su inicio el gobierno local aprobó en el último pleno una partida de 400.000 euros para comenzar las obras que estarán terminadas en unos doce meses.

En ese momento, el local de Xosé Obreiro se trasladará al nuevo inmueble. Allí podrán llevar a cabo las actividades que organizan al año y “será la gente que acude a baile o a otras actividades los que disfrutarán más del edificio”, afirma Orlando Bello, presidente de la asociación.

Comentarios