miércoles 21/10/20

Betanzos inicia la restauración de la fuente de Diana Cazadora

Una restauración integral para celebrar los 150. En los últimos días, el Ayuntamiento de Betanzos inició el acondicionamiento de la fuente de Diana Cazadora, uno de los emblemas de la plaza de García Irmáns.

Las actuaciones comenzaron esta semana con la instalación de los andamios en O Campo | Ánxela Trillo
Las actuaciones comenzaron esta semana con la instalación de los andamios en O Campo | Ánxela Trillo

Una restauración integral para celebrar los 150. En los últimos días, el Ayuntamiento de Betanzos inició el acondicionamiento de la fuente de Diana Cazadora, uno de los emblemas de la plaza de García Irmáns. La actuación en proceso contempla la retirada de la pintura existente, visiblemente deteriorada, y la aplicación de una nueva capa del mismo color, el célebre “Verde Betanzos”. 
Además, se aprovechará para una “puesta a punto” completa con la idea de que luzca en todo su esplendor para su 150 aniversario, que se celebrará este otoño,  lo mismo que el de la fuente dos Cabalos, en las inmediaciones de Correos. Las dos se inauguraron el mismo día de 1867. Un “século e medio” en el que la ciudad parece haber solventado sus problemas de abastecimiento porque, aunque inverosímil en un municipio bañado por dos ríos  hubo problemas de escasez hasta hace poco, especialmente graves en el centro hasta el “desembarco” de la diosa en O Campo. 
La Diana Cazadora se instaló en la plaza al tiempo que la de Os Cabalos comenzó a surtir en el entorno de O Picardel.  La obra, iniciada en 1866, se realizó conforme a un diseño de carácter monumental, inspirado en motivos mitológicos, en el que destacó una reproducción de la Diana de Versalles para presidir la plaza, y un segundo “abrevadero” para abastecer mercado del ganado, así como las conducciones de agua que surte ambas, desde el manantial de A Raíña hasta el centro, y que algunos aún conocen como acueducto de San Xiao. 

Críticas
La Diana Cazadora es parte del paisaje urbano de la ciudad y los problemas que surgen en torno a ella no suelen pasar desapercibidos, de ahí las críticas que, a propósito de su abandono, recibió en su momento el Ayuntamiento de Betanzos. La “otra”, por contra, no ejerce como tal, ni siquiera echa agua y solo mantiene su ubicación, entre la avenida de Linares Rivas y la plaza de Alfonso IX. 
La comercialización de animales se trasladó al recinto de Bellavista y, con el cambio, todos se olvidaron de ella y su “hermanamiento” con Diana. Aunque se inauguraron juntas, el mismo día, a la misma hora, “iluminándose las casas del Campo, distinguiéndose entre ellas el café del Cantón y la sociedad del Liceo Recreativo de Artesanos, que formó la portada en el atrio de Santo Domingo...”, escribió Vales Villamarín. l
 

Comentarios