lunes 26/10/20

Betanzos despliega más de un centenar de efectivos en la jira hasta Os Caneiros

Os Caneiros toma el relevo al Globo de San Roque. La primera jira convoca a miles de personas en el río y en sus riberas, y los betanceiros recurren al cancionero popular para defender el “orgullo que temos de ser betanceiros cando embarcamos rumbos a Os Caneiros”.

 comienza a ser ya una costumbre que la  jira de os caneiros se celebre en un ambiente festivo, romero y tradicional
comienza a ser ya una costumbre que la jira de os caneiros se celebre en un ambiente festivo, romero y tradicional

Os Caneiros toma el relevo al Globo de San Roque. La primera jira convoca a miles de personas en el río y en sus riberas, y los betanceiros recurren al cancionero popular para defender el “orgullo que temos de ser betanceiros cando embarcamos rumbos a Os Caneiros”. En cada lancha, la misma operación, desde As Cascas hasta Os Ánxeles. Betanzos olerá esta noche a empanada, a tortilla... y a vino, desde el núcleo más pequeño hasta el casco viejo, las calles y las carreteras quedarán desiertas porque la ciudad entera se trasladará río arriba para renovar una tradición secular que, a pesar de ser romería, no honra santo ninguno y se remonta a finales del XIX.
Os Caneiros, entre guirnaldas y farolillos de colores, manteles de cuadros y cestas de mimbre, adquiere tintes carnavalescos cuando, al regreso, con la marea, los que llegan descubren a los que se quedaron, que asisten atónitos al espectáculo desde A Tolerancia y A Ponte Vella.
El éxito multitudinario de Os Caneiros exige un despliegue extraordinario de seguridad en el que participan más de un centenar de efectivos de la Guardia Civil, Cruz Roja, Protección Civil de Betanzos y de otras localidades de la comarca, personal de servicios municipales y Policía Local de Betanzos . “Pero la mejor medida es la prudencia y el respeto”, apuntan desde el gobierno local de García Vázquez.

Llamada
En los muelles y el sendero, mientras los romeros apuran los últimos preparativos, el gobierno municipal distribuirá cientos de dípticos informativos con las recomendaciones y las normas para disfrutar de Os Caneiros. Un decálogo de intenciones que, al menos en las últimas ediciones, los brigantinos se emplean en respetar al máximo y tratan de promover entre quienes vienen de fuera de Betanzos.
La corporación municipal ha firmado un manifiesto en que llama a la ciudadanía a “evitar no río, no camiño e no campo dos Caneiros certas prácticas estendidas dende hai anos que nada teñen que ver co espírito orixinal dos Caneiros e que van en detrimento dunha xornada festiva única, orgullo da nosa cidade, e orgullo de betanceiros e betanceiras”, recoge el texto suscrito por los portavoces de todos los grupos con representación municipal: PP, PSOE, BNG y CxB. Además, el primer edil pidió “respeto hacia los demás y conciencia individual del carácter de esta centenaria romería” que lleva a los garelos a desplazarse unos cuatro kilómetros río arriba, hasta San Vicente de Armea.
El Ayuntamiento de Betanzos valoró las aportaciones que e este sentido han realizado distintos colectivos brigantinos y el mensaje unánime que, a través de todos los medios a su alcance, lanzan en defensa de la tradición y el respeto en Os Caneiros.

Normas
Para la marinería, las normas pasan por navegar con la documentación en regla y disponer de iluminación para facilitar su visibilidad en el río, además de evitar los excesos de carga y los fuegos artificiales, tracas o petardos a bordo de las embarcaciones que remonten el Mandeo.
La infantería deberá vestir ropa y calzado adecuados, prendas ligeras y cómodas para que el aire circule como aislante, aconseja Protección Civil.
La romería atraerá miles de personas hasta el municipio que, a continuación, subirán hasta el platanar que, aunque propiedad del Ayuntamiento de Betanzos, está ubicado en la parroquia coirense de Armea.
Los betanceiros apuran sus tortillas y filetes empanados en las sartenes, trasladan hasta los muelles las empanadas y los dulces y, como manda la tradición, mucho vino y menos agua, a la espera de que el patrón de la lancha decida donde atracar para comer, si en algún punto del recorrido o, llegados a su destino, con la cuerda atada a un árbol o una rama en Os Caneiros.

Comentarios