sábado 23/1/21

A Barcala sale de nuevo a las calles para clamar contra la imposición del gas ciudad

Los vecinos de A Barcala continúan su lucha contra la imposición del gas ciudad en la urbanización y ayer volvieron a salir a la calle para defender lo que consideran “una causa justa y lógica”.

La marcha partió desde la urbanización hasta la glorieta de entrada a la AP-9, en O Temple | javier alborés
La marcha partió desde la urbanización hasta la glorieta de entrada a la AP-9, en O Temple | javier alborés

Los vecinos de A Barcala continúan su lucha contra la imposición del gas ciudad en la urbanización y ayer volvieron a salir a la calle para defender lo que consideran “una causa justa y lógica”.
Una marcha partió del barrio cambrés hasta la Casa das Palmeiras, en O Temple, y reunió a decenas de personas. “Somos muchos afectados, unos 800, y lo único que pedimos es que no se nos imponga el suministro de gas ciudad, sino que cada vecino pueda escoger si prefiere mantener el propano”, explica José Luis Mondragón, uno de los portavoces de la plataforma de afectados.
Aseguran que no tiran la toalla pero sí reconocen que es “una pelea complicadísima, porque es contra una multinacional”. Una pelea que continúa el próximo miércoles 3 en los juzgados, ya que tendrá lugar el juicio contra la resolución de la Consellería de Economía, Emprego e Industria para eliminar el propano de la urbanización, después de que lo pidiese en su día Nedgia, del grupo Gas Natural –más de 300 personas se adhirieron a este contencioso–. Ese día los vecinos también se movilizarán en el edificio judicial mientras dure la vista, tanto fuera como en la propia sala.

Mismas condiciones
“Queremos mantener las condiciones que contratamos en su día con Repsol, no estamos a favor de los monopolios de las eléctricas porque lo único que provocan son subidas de precio. Los vecinos nos jugamos mucho con esto”, apunta Mondragón, quien pide a la gente que “sea partícipe de esta lucha” para poder lograr un objetivo que consideran “justo” y por el que van a seguir trabajando judicialmente y movilizándose.
Fue el 11 de septiembre de 2017 cuando la Consellería de Industria anunció en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el desmantelamiento de los depósitos de propano en la urbanización, que eran propiedad de Repsol y ahora de Nedgia. El asunto fue llevado al pleno y el Gobierno cambrés exigió en su momento a la Xunta que paralizase el proceso, porque facilitaba a la empresa imponer un tipo de suministro.
“El Ayuntamiento siempre estará con los vecinos para defender sus derechos y denunciar lo que considera una práctica abusiva de una entidad que ejerce un monopolio en su sector”, señaló el regidor, Óscar García Patiño, en mayo.
Los otros grupos políticos también se unieron a la petición y mostraron su apoyo al colectivo vecinal, que ya ha realizado varias manifestaciones, la última de ellas en el mes de mayo. Por su parte, el Bloque Nacionalista Galego (BNG) trasladó el tema al Parlamento de Galicia a través del diputado Xosé Luis Rivas “Mini”. l

Comentarios