sábado 11.07.2020

Los ayuntamientos de la comarca limítrofes con Lugo también reclaman movilidad interprovincial

El regidor de Curtis, Javier Caínzos, califica de “muy sensata” la propuesta de 
Núñez Feijoó
Las señales de las vías de comunicación recuerdan que la circulación está limitada
Las señales de las vías de comunicación recuerdan que la circulación está limitada

Los dos municipios de la comarca que limitan con Lugo, Curtis y Aranga, se unen a la petición formulada por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, de permitir la movilidad interprovincial.

Incluso el alcalde curtiense, Javier Caínzos, considera la propuesta que el titular del Gobierno autonómico realizó este domingo, día 24, “muy sensata, razonable y de sentido común”.

“Hay vecinos a los que esta medida los está perjudicando mucho pero tanto a los de Curtis como a los de Guitiriz”, indica el regidor, al tiempo que recuerda los profundos vínculos sociales y económicos que mantienen los residentes de ambas localidades.

Asimismo, destaca que algunos vecinos de Curtis disponen de segunda residencia en la provincia de Lugo y que el hecho de que los lucenses no puedan realizar, por ejemplo, compras en la zona coruñesa supone un quebranto económico.

El otro municipio que mantiene vecindad con Guitiriz es Aranga. Precisamente, en el ayuntamiento, que gestiona el también popular Alberto Platas, se ubican los tramos de la A-6 y la N-VI que enlazan A Coruña con Lugo.

Aunque el Gobierno de Pedro Sánchez no impone obstáculos a los intercambios comerciales de envergadura entre provincias, las trabas a la movilidad de las personas privadas supone un freno para economías como las de Aranga y Curtis muy centradas en el sector agropecuario y de bienes de primera necesidad.

Explicación difícil

“Es difícil explicar que se pueda ver a diez amigos en la provincia pero hijos y padres, nietos y abuelos no puedan verse por estar en ciudades de provincias distintas, con una situación epidemiológica igual”, se lamentaba Núñez Feijóo el pasado domingo, tras la negativa del Ejecutivo central a autorizar a los ciudadanos a realizar visitas a familiares de hasta segundo grado, a personas mayores internas en residencias y a menores tutelados..

El presidente insistía en que la adopción de la provincia como unidad administrativa y como referencia para el tratamiento de una pandemia, como el Covid-19, supone un anacronismo del siglo XIX “en la tercera década del XXI”.

Cabe recordar que el Gobierno de Sánchez no tiene previsto permitir la movilidad absoluta por todo el territorio nacional hasta el día 22 de junio, una vez completada la fase 3 de la denominada “desescalada”.

Cuando se entre en la “nueva normalidad” se permitirá el desplazamiento con vehículo privado a otras provincias, siempre y cuando estas hayan superado todas las fases.

Comentarios