domingo 29/11/20

El Ayuntamiento de Oleiros decide la demolición de la Casa Carnicero

El incendio que tuvo lugar la semana pasada causó daños demasiado graves a la estructura 
Solo se mantienen en pie los muros exteriores del histórico inmueble | patricia g. fraga
Solo se mantienen en pie los muros exteriores del histórico inmueble | patricia g. fraga

El fuego que la semana pasada calcinó la Casa carnicero, en el puente de A Pasaxe, causó demasiados daños, así que esta joya modernista tendrá que ser demolida. El alcalde, Ángel García Seoane anunció ayer públicamente el resultado del examen del arquitecto municipal: “Hai que demolela, porque o que quedou en pe son paredes de ladrillo que non se teñen”. Seoane lamentó la desaparición de este edificio, construido en 1916: “Tiña unha historia tremenda, pero desgraciadamente non se pode restaurar”.  

El regidor recordó que iba a firmarse un convenio con los dueños a los que que les exigían que restauraran el inmueble, y dado que ellos no podían asumir el coste, iba a a hacerlo el ayuntamiento oleirense una vez se le cediera la casa. Pero antes de que este acuerdo se materializara, se declaró el devastador fuego, que García Seoane atribuye a “estos delincuentes que se meten en propiedades axenas e prenden incendios”. Por otro lado, la mayor parte de las casas singulares del municipio son propiedad del Ayuntamiento. “Pero esta vez non puido ser”, concluyó el regidor.

Se mantienen en pie las paredes exteriores de la estructura, mientras que el techo y el interior fue pasto de las llamas.

Espectacular fuego

El incendio en sí fue espectacular: se declaró el jueves de la semana pasado cuando el humo comenzó a brotar de su peculiar tejado poco después de las ocho de la tarde. El fuego generó una gran columna de humo que pudo divisarse tanto desde Oleiros como desde A Coruña, por lo que el suceso causó una gran expectación, sobre todo entre los conductores que circulaban por el puente.

Ante la amenaza, fue necesario desalojar a cincuenta personas del inmueble cercano, que no pudieron regresar hasta las diez y media de la noche. En ese tiempo, el chalé modernista se colapsó y su característico tejado cayó al interior. El interior también era de madera, que alcanzó altísimas temperatura que echaron a perder el inmueble.

Comentarios