jueves 02.04.2020

El aulario del Vales Villamarín registra un nuevo episodio de goteras en un ala del comedor

El edil de Educación reitera que el centro tiene problemas constructivos y la Xunta debe actuar
Los servicios municipales instalaron unas mangueras provisionales para conducir el agua hasta unos depósitos y evitar las goteras
Los servicios municipales instalaron unas mangueras provisionales para conducir el agua hasta unos depósitos y evitar las goteras

Betanzos envió ayer una nueva reclamación a la Xunta después de que el aulario de Educación Infantil del Vales Villamarín registrase un nuevo episodio de goteras como consecuencia de las lluvias. Los servicios municipales atendieron la situación “a la espera de que la Xunta acometa las actuaciones necesarias que eviten estas filtraciones” que, “como se pudo comprobar una vez más, no corresponden a una falta de mantenimiento por parte del Concello de Betanzos y sí a problemas constructivos como manifestaron los técnicos de la Xunta que visitaron las instalaciones el día 17 de enero”, explicó el titular de la Concejalía de Educación, Andrés Hermida.

El edil, que se desplazó hasta el centro al ser advertido del incidente, indicó que el municipio “hizo el trabajo de mantenimiento como le corresponde, y que el origen de estas filtraciones está en los canalones, pero no porque estén sucios como pretende vender el PP de Betanzos sino porque en los trabajos constructivos se taparon y cuando llueve rebosan”, insistió Hermida. “Ese es el origen de las filtraciones, que el agua no circula, aumenta el nivel en la cubierta del edificio y luego se filtra hacia la zona del comedor”, explicó el mismo edil, quien considera que “no hace falta ser técnico ni especialista en la materia para darse cuenta de dónde viene el problema” y por eso sorprende que se hable de “un informe, parece que realizado por la Xunta y que alguien le debió pasar al PP, pero del que el Concello de Betanzos no tiene constancia, en el que supuestamente se dice que la filtración es por falta de mantenimiento de los canalones” del aulario de Educación Infantil.

Hermida instó a Educación a acometer las actuaciones necesarias en un inmueble de apenas seis años y evitar que cada vez que llueve los alumnos “tengan que padecer” los inconvenientes derivados de la filtración de agua”, al tiempo que mostró su “disposición a colaborar” con la Xunta.

Versión de la Xunta

Por su parte, la Xunta afirma que los problemas son de falta de mantenimiento, lo que sería de competencia municipal. "O Concello enviou un fontaneiro ao centro para ver que podía pasar, inspección á que asistiu tamén a Unidade Técnica da Consellería -explican- Segundo se constatou na inspección, as filtracións son provocadas unicamente polo atasco dalgunhas partes das baixantes por falta de mantemento, que corresponde ao Concello". De hecho, añaden, durante esta inspección se comprobó que uno de los codos de una de las bajantes estaba tupido totalmente por una planta, que se retiró. 

Hoy non se produjeron inundaciones, según la información que da la propia dirección del centro pero desde la Consellería adiverten de que "en calquera caso, podería saír auga parada dos pasados días".

Desde el gobierno autonómico insisten en que "as análises técnicas feitas non detectaron ningún defecto construtivo e os traballos para evitar a entrada de auga son de mantemento e corresponden ao Concello", además de añadir que toda esta información ha sido facilitada al Consejo Escolar, tantos a los padres y madres como al representante municipal.

Comentarios