sábado 5/12/20

La Audiencia tumba el convenio colectivo de Navantia, que recurrirá la sentencia

La Audiencia Nacional ha fallado a favor de la Federación de Industria de CCOO y de la CIG en su impugnación del IV convenio colectivo de Navantia. El tribunal anula el marco laboral .

Trabajadores de la empresa pública, durante una movilización	J. Meis
Trabajadores de la empresa pública, durante una movilización J. Meis

La Audiencia Nacional ha fallado a favor de la Federación de Industria de CCOO y de la CIG en su impugnación del IV convenio colectivo de Navantia. El tribunal anula el marco laboral que la empresa pública viene aplicando desde hace meses y la devuelve a la realidad del anterior convenio, por considerar entre otras cosas que el comité intercentros, que lo firmó, “no estaba legitimado para negociarlo”.
La sentencia tumba un convenio que la mayoría de los trabajadores del grupo público, y entre ellos con rotundidad los de los astilleros de Ferrol y Fene, rechazaron ya durante el proceso de negociación. La empresa, que recientemente celebraba el ahorro que suponía el nuevo marco –solo un millón de euros en la supresión de la cesta navideña–, se ha apurado por su parte a anunciar que presentará de inmediato un recurso de casación al considerar necesario “seguir defendiendo el proceso negociador realizado y el marco de condiciones laborales estable frente a la inseguridad jurídica por falta de convenio”.
La sentencia considera que los propios demandantes “contribuyeron intensamente a provocar las malas prácticas e irregularidades del proceso” a través de la constitución de “supuestos comités intercentros” que fueron elegidos por los propios sindicatos. La Audiencia considera que se generó “una confusión entre órganos unitarios y sindicales que no puede validarse de ningún modo” porque quiebra el factor fundamental de la representatividad de sus firmantes, “que ha brillado por su ausencia”, dice el fallo.
El actual presidente del comité intercentros, Ignacio Naveiras, consideró ayer que la sentencia supone la vuelta al anterior convenio y por tanto, la apertura de una nueva negociación que ha de estar basada, dijo, en hablar de carga de trabajo y de cómo va a ser la Navantia del futuro, en lugar de concentrarse en el ahorro a costa de los recortes a los trabajadores. “Aquí la cuestión es que una parte muy importante de los trabajadores no avalaban este convenio, así que la empresa no debería haberlo puesto en marcha, pero prefirió hacerlo y profundizar en las diferencias”, apuntó.
La empresa pública anunció rápidamente el recurso de casación subrayando que, como efectivamente dice la sentencia, no hubo injerencia antisindical. Navantia cree que la situación puede provocar inseguridad jurídica “especialmente en estos momentos de dificultad para el sector y la empresa” y subraya que ahora, como siempre, se ha movido “en un entorno de relaciones inspirado por el espíritu abierto al diálogo social”.

Comentarios