lunes 26/10/20

Arteixo registró menos bodas civiles en 2017 pero mantiene las cifras de récord recientes

El Ayuntamiento de Arteixo registró en 2017 un leve descenso de las bodas civiles, sumando en total 68, lo que supuso un 1,5% menos que el año anterior. A pesar de esto, el municipio mantiene cifras de récord en su historia.

Los enlaces civiles han aumentado en los últimos años en el municipio | aec
Los enlaces civiles han aumentado en los últimos años en el municipio | aec

El Ayuntamiento de Arteixo registró en 2017 un leve descenso de las bodas civiles, sumando en total 68, lo que supuso un 1,5% menos que el año anterior. A pesar de esto, el municipio mantiene cifras de récord en su historia.
Arteixo ha visto crecer cada año, desde 2009, la cifra de matrimonios civiles, batiendo en 2016 todas las marcas con 69 bodas. La cifra fue la más alta de la historia en esa localidad, ya que los matrimonios civiles comenzaron a oficiarse en 2009. Ese año se contabilizaron 36 ceremonias y el aumento ha sido paulatino, explican desde el Consistorio, “con un par de ejercicios de estancamiento”.

Histórico
Concretamente, en 2010 se celebraron en el Ayuntamiento 49 bodas, bajando a 46 en 2011 y repuntando en 2012 con 55 ceremonias. Ya en 2013 se redujo de nuevo a 41 y, desde entonces, los números han crecido siempre.
En 2014 se registraron 44 matrimonios, en 2015 fueron 65, en 2016 se contaron 69 y en 2017 se celebraron 68 casamientos.
El Ejecutivo local, apuntan desde Arteixo, no cobra ninguna tasa por los oficios de bodas ni tiene una ordenanza que regule su celebración, “aunque ofrece a los contrayentes un protocolo para la ceremonia que incluye la información sobre los artículos del Código Civil que deben leerse en la boda”, que son el 66, 67 y 68 y tratan sobre la convivencia, el respeto y la fidelidad mutua, además de las responsabilidades domésticas y la atención a hijos y mayores, si los hubiese.
El alcalde arteixán, Carlos Calvelo, asegura que recuerda varias anécdotas en bodas que ha oficiado desde que gobierna Arteixo: “Una vez los novios se olvidaron los anillos y tuve que prestarles el mío, y una mujer del público el suyo; y más de un novio o novia se ha hecho esperar una hora, con la consecuente desesperación de la otra persona”, indica.

Comentarios