martes 20/10/20

Arteixo - Obras entra en dos bajos privados para solucionar los vertidos de aguas fecales

El Ideal Gallego-2012-01-07-019-b41d11d4

 m. rodríguez > arteixo
  Los insectos, ratas, basuras y fecales campaban a sus anchas a la entrada de unos bajos privados ubicados en la plaza de Galán, en la urbanización Sol y Mar. En Meicende, los vecinos tenían que convivir con vertidos de similares características, una situación que provocó en ambos casos las reclamaciones de las comunidades de vecinos ante el Ayuntamiento. Una vez puesto en conocimiento del gobierno local el problema, la Concejalía de Obras decidió entrar para solucionar estos vertidos y darle un estado de salubridad al entorno.

El Ideal Gallego-2012-01-07-019-b41d11d4

 m. rodríguez > arteixo
  Los insectos, ratas, basuras y fecales campaban a sus anchas a la entrada de unos bajos privados ubicados en la plaza de Galán, en la urbanización Sol y Mar. En Meicende, los vecinos tenían que convivir con vertidos de similares características, una situación que provocó en ambos casos las reclamaciones de las comunidades de vecinos ante el Ayuntamiento. Una vez puesto en conocimiento del gobierno local el problema, la Concejalía de Obras decidió entrar para solucionar estos vertidos y darle un estado de salubridad al entorno. Como explica el edil responsable, José Ramón Amado, el procedimiento a seguir fue similar en los dos casos. En primer lugar, medió denuncia vecinal, a continuación, el departamento de Disciplina Urbanística tramitó el correspondiente expediente. Se requirió a los propietarios a que adecentaran sus locales en un plazo de 24 horas y, ante la respuesta negativa de estos, el Ayuntamiento realizó los trabajos pertinentes de manera subsidiaria.
“En Galán había un problema serio”, apunta Amado. Aclara el edil que el hedor que desprendían  los vertidos “era nauseabundo” y los operarios que acudieron al lugar tuvieron que trabajar con “hasta con máscaras”.
También fue necesario ventilar estos locales “para que saliesen los gases que allí se acumulaban”, apunta Amado, que incide en la situación de riesgo para los vecinos. “Ahora está arreglado, incluso pintamos los bajos”, asegura, al señalar que también es obligatorio que todas las propiedades respeten unos estándares mínimos de ornato.
Interpuesta la demanda, la Policía Local se personó en el lugar para comprobar lo que sucedía en Oseiro. Los bajos ubicados en la calle de Miguel de Cervantes tenían una fuga de aguas fecales, que, además, debido al estado de abandono y los restos de basura y maleza que allí se acumulaban, se estancaban en los pasillos que dan a la plaza de Galán. Pero las advertencias por el mal estado de los locales no son nuevas y Urbanismo ya contaba con expedientes incoados al respecto desde finales de 2010.

Informe > A raíz de la última denuncia, también acudió al lugar el vigilante de Medio Ambiente, que coincide en su informe con los agentes municipales.
A mayores, exponía en su escrito que “a estancia na contorna do edificio resulta desagradable, molesta e antihixiénica” debido a los malos olores que emanan de las fecales.
El técnico municipal añade en el documento que a las aguas estancas en la zona pública se suman también restos de basura de todo tipo.
La recomendación de los técnicos municipales –además de instar a los propietarios a realizar las labores de mantenimiento necesarias– era obrar en estas propiedades para evitar así cualquier riesgo para la salud de los que residen en el entorno.
Para dar respuesta a todos estos problemas, las arcas municipales, a través de la compañía mixta Augarsa, destinó más de 6.000 euros para dejar en las condiciones mínimas de higiene el entorno de la plaza, al achicar el agua que en el punto estaba estancada.

Comentarios