domingo 20.10.2019

ARTEIXO - Un local de hostelería de Vilarrodís sufre su segundo robo en diez días

José Manuel Souto, propietario de la cafetería El Primo, de Vilarrodís, denunció ayer el segundo robo en su local en diez días. Los ladrones entraron por la fuerza en su establecimiento una vez más –van cuatro en seis meses, apunta– y se llevaron un botín de unos 1.000 euros procedentes de la máquina tragaperras.

Las lunas del local fueron destrozadas de arriba abajo	quintana
Las lunas del local fueron destrozadas de arriba abajo quintana

José Manuel Souto, propietario de la cafetería El Primo, de Vilarrodís, denunció ayer el segundo robo en su local en diez días. Los ladrones entraron por la fuerza en su establecimiento una vez más –van cuatro en seis meses, apunta– y se llevaron un botín de unos 1.000 euros procedentes de la máquina tragaperras.
“La semana pasada entraron en la madrugada del domingo al lunes, y ahora otra vez, sobre las 04.42 de hoy”, decía ayer Souto, quien apuntaba que ya no sabe qué hacer ante la oleada de robos que están sufriendo negocios y casas de Vilarrodís y otras parroquias de Arteixo. 
En esta ocasión, denuncia el hostelero, los infractores destrozaron las lunas del bar, tras intentar forzar la puerta y dejarla, también, dañada.

medidas preventivas
El dueño del bar El Primo asegura que ni él ni los otros hosteleros de la zona dejan nunca efectivo en su local, como medida preventiva ante los robos. “Los ladrones saben a lo que van y lo que les interesa son las máquinas de tabaco y la tragaperras”, dice.
El establecimiento, ubicado en la parte más alta de Vilarrodís, cuenta con un sistema de alarma, pero Souto reconoce que los autores de los robos actúan “con mucha rapidez” y en cuestión de minutos llevan a cabo sus fechorías, por lo que los efectivos de la empresa de seguridad no logran llegar a tiempo: “Esta vez pasaron sobre cinco minutos dentro del establecimiento y actuaron con bastante más violencia que otras veces”, afirma, al tiempo que pide más celeridad a las empresas de seguridad que han dispuesto alarmas en diversos edificios de Arteixo.
Los ladrones, según explican desde El Primo, siempre intentan forzar la cerradura antes de penetrar en el local. Cuando no logran abrirla es “cuando proceden a romper las lunas de arriba abajo”, dice José Manuel Souto, quien explica que “lo más frustrante” es saber que los robos se repetirán y “la impotencia de no saber qué hacer”.
“Pasas jornadas de doce horas trabajando para que te destrocen el local o te roben la recaudación en un despiste”, dice el hostelero, que también envía un mensaje de socorro al Ayuntamiento: “Pedimos más vigilancia, Vilarrodís y Arteixo están siendo objeto de robos y el alcalde no puede decir que no está pasando”.
Los vecinos señalan que otras localidades como Lañas, Larín e incluso el centro de Arteixo han sido objetivo de los ladrones últimamente, y solicitan más efectivos de Policía y Guardia Civil para que patrullen las zonas. n

Comentarios