Domingo 20.01.2019

Arteixo llama al diálogo entre la plantilla de la piscina y la dirección

La oposición pide al Ayuntamiento que “tome medidas” contra la concesionaria por los despidos previstos

Vista actual de la instalación deportiva | quintana
Vista actual de la instalación deportiva | quintana

El alcalde arteixán, Carlos Calvelo, se reunió ayer con los representantes de la empresa concesionaria de la piscina, BeOne, con el objetivo de recabar explicaciones sobre su anuncio de despido a tres trabajadores y para pedir que se cree un cauce de diálogo entre la dirección y la plantilla para solventar sus diferencias.

Según afirmó el Ayuntamiento, ayer mismo se produciría la primera reunión entre ambas partes y aguardan que el conflicto se pueda solucionar sin efectuar definitivamente los despidos.  

Fue un representante sindical de los empleados quien comunicó al Gobierno local que tres personas habían recibido sendas cartas de cese de actividad. El Ayuntamiento decidió convocar  la reunión para la mañana de ayer y aseguran que también reunirán estos días a la comisión mixta de seguimiento que controla el funcionamiento de las instalaciones de la piscina municipal, “con el objetivo de seguir garantizando la calidad de los servicios”
Desde el Consistorio lamentan “la situación a la que se ha llegado”, pero apuntan que velarán “tanto por los derechos de los trabajadores como por el mantenimiento de los niveles óptimos de calidad en la piscina”. 

“El Ayuntamiento seguirá vigilando, así, el estricto cumplimiento de las condiciones del pliego del concurso público por el que BeOne gestiona el recinto”, señaló el Gobierno arteixán.

Junta urgente 
Por su parte, los grupos del PSdeG-PSOE, BNG y TeGa han solicitado de urgencia una junta de portavoces para que el PP explique la situación y claman por que el Ayuntamiento “tome medidas” contra la concesionaria. “Dende fai meses, coa aparición dunha nova xerencia derivada dos trocos na empresa concesionaria, semella que a única preocupación
empresarial é o beneficio económico, esquecéndose de que ofrece un servizo público”, dicen.
Alegan que el Ejecutivo municipal debe exigirle a la concesionaria la readmisión de los tres trabajadores y “analizar os trocos de persoal que está a introducir esta empresa, preocupada só en tapar a falla de xestión polo abaratamento dos custes con posibles contratacións non idóneas para certos postos de traballo”.

“O Goberno actual todo o tapa con promesas e capacidade de gasto pero é incapaz de garantirlle aos cidadáns unha xestión eficaz dos seus departamentos", concluyen.

Comentarios