Arteixo destina un millón de euros al mantenimiento de las áreas ajardinadas municipales

El Ayuntamiento de Arteixo destina un millón de euros para los trabajos de mantenimiento de las áreas ajardinadas del municipio durante dos años.

Arteixo destina un millón de euros al mantenimiento de las áreas ajardinadas municipales
Arteixo cuenta con 360.000 metros cuadrados de áreas ajardinadas
Arteixo cuenta con 360.000 metros cuadrados de áreas ajardinadas

El Ayuntamiento de Arteixo destina un millón de euros para los trabajos de mantenimiento de las áreas ajardinadas del municipio durante dos años.
La Concejalía de Medio Ambiente, que dirige Víctor Merelas, inició los trámites de licitación de los contratos del mencionado mantenimiento que se divide en dos distritos. El primero se ubica en la zona norte y tiene 163.000 metros cuadrados; mientras que el segundo se sitúa en la zona sur y cuenta con una superficie de 155.000 metros cuadrados.
Según fuentes municipales, el contrato recoge el incremento de 48.000 metros cuadrados que experimentó el Ayuntamiento en áreas ajardinadas a lo largo de los dos últimos años. Así, se pasó de 278.000 metros cuadrados en 2015 a 316.0000 actualmente.
A la cifra hay que sumarle los 44.000 del parque forestal de Monticaño, que se gestiona de manera distinta.
Las mismas fuentes añaden que los dos contratos que se acaban de adjudicar suman un total de 537.000 euros anuales y tienen una duración de dos años. Como ya se indicó, los contratos dividen el municipio en dos áreas: uno reúne las zonas verdes situadas desde la rotonda de Sabón hasta el límite con Laracha y el otro incluye las zonas verdes situadas entre la citada glorieta y el límite con A Coruña.
Asimismo, en las áreas ajardinadas se incluyen los parques urbanos, el arbolado, jardineras y colegios públicos, entre otras.
La gestión del parque de Monticaño no entra en ninguno de los dos contratos ya que está gestionado por la Asociación Pro Enfermos Mentales (APEM), una ONG especializada en la formación laboral de discapacitados.
El contrato con la entidad supone una inversión de 111.000 euros y entre las obligaciones se encuentra la de impartir formación laboral a personas en riesgo de exclusión social. l