lunes 28/9/20

Arteixo adjudica por 93.000 euros el mantenimiento de parques infantiles

El contrato incluye también el cuidado de las áreas biosaludables del municipio, que ascienden a 18.

El parque de A Cega, en Meicende, ha sido objeto de mejoras recientemente
El parque de A Cega, en Meicende, ha sido objeto de mejoras recientemente

La Concejalía de Medio Ambiente de Arteixo acaba de adjudicar por un total de 93.000 euros el contrato de conservación, mantenimiento, reparación y gestión de la seguridad de las áreas de juegos infantiles y parques biosaludables en todo el municipio, un trabajo que realizará la empresa Jardinería Arce.

Concretamente, las acciones de cuidado se realizarán en 51 parques con juegos y 18 con aparatos de gimnasia de mantenimiento para mayores. Según informa el Consistorio arteixán, se había elaborado anteriormente un análisis de estos recintos, con el objetivo de redactar un plan director con las necesidades de cada espacio. 

Así, además de proceder a cambiar algunos materiales, como el hierro no galvanizado –que es más propenso a la corrosión– o el suelo de algunos parques en mal estado, el plan sirvió para detectar deficiencias como la situación de algunos columpios y toboganes expuestos directamente al sol, lo que provocaba que no pudieran utilizarse en los días de calor por su alta temperatura. Por otra parte, se mejorará la separación entre los juegos infantiles y las áreas biosaludables, para que no se produzcan confusiones por parte de los más pequeños a la hora de utilizar los aparatos.

El alcalde, Carlos Calvelo, explica que estas iniciativas servirán para mejorar las zonas de ocio del ayuntamiento. “Arteixo es uno de los municipios con más niños de todo el área metropolitana, lo que nos obliga a estar especialmente atentos a todo aquello que tenga que ver con la infancia”, señaló el regidor.

Renovación 
Arteixo procedió recientemente a renovar la zona de juegos del Campo da Cega, en Meicende, un proyecto que ascendió a 109.000 euros y que sirvió para aumentar el número de aparatos, formando dos áreas según la edad de los usuarios: una para niños de 0 a 3 años y otra para los de más edad. Entre las novedades que se instalaron están una estructura de escalada, más toboganes y nuevos columpios. 

El propósito de esta actuación fue mejorar la estética de una zona que con la construcción del nuevo centro cívico “ya no respondía a las demandas vecinales”. Además, buscaban que  los peatones contasen con un itinerario seguro en sus desplazamientos entre el CEIP San Xosé Obreiro, vecino al Campo da Cega, y el centro cívico.

Comentarios