lunes 19/10/20

Arteixo acabará este año las obras de urbanización y saneado en As Eiras

El Ayuntamiento está pendiente de una resolución judicial para poder demoler el último inmueble en la zona
El Ideal Gallego-2020-01-25-014-d865a102
Aspecto actual de la zona, donde quedan pendientes varias intervenciones | pedro puig

El Ayuntamiento de Arteixo prevé finalizar este año su proyecto de urbanización y “saneado” en As Eiras, una zona de Meicende históricamente castigada por el presunto trapicheo de drogas y en la que los vecinos reclamaban desde hace años una actuación urgente.

El Gobierno de Carlos Calvelo ha incluido en los presupuestos municipales de 2020 una partida de 78.107,95 euros para encarar la última fase de trabajos, que consisten en la demolición de un inmueble y varias tareas de acondicionamiento de la zona.

El objetivo del consistorio con esta medida es adecentar el entorno y mejorarlo estéticamente, un proyecto que tiene un coste de 146.000 euros –además de las expropiaciones– y que preveía la eliminación de doce inmuebles abandonados en la zona, la apertura de la calle y la instalación de mobiliario urbano para el disfrute de los vecinos.

Los derribos se empezaron en 2018 y tuvieron que paralizarse por las alegaciones de un vecino al Valedor do Pobo. Desde el Ejecutivo local afirmaban en su momento que el ocupante de una de las casas asegura que es propietario de la vivienda y que “no se puede tirar”, pero no dispone de documentación válida que acredite lo que dice. 

El anterior edil de Obras, José Ramón Amado, afirmaba que ni en el catastro ni en el registro de la propiedad figuraban datos que otorgasen al denunciante la titularidad de la casa. El vecino llevó el tema a los tribunales y, según apuntaba ayer el Ayuntamiento, la resolución “está al caer”.

Asfaltados
Al margen de este asunto judicial, el Gobierno municipal llevará a cabo en los próximos días tareas de asfaltado en As Eiras, dentro del proyecto de mejora estética en la localidad, que también ha supuesto la creación de aceras.

Desde el Ejecutivo arteixán esperan que la actuación sirva para “eliminar ese punto conflictivo definitivamente”. Según el alcalde, tanto la Guardia Civil como la
Policía Local mantienen vigilado el espacio, “pero los esfuerzos policiales suelen chocar con la dificultad para encausar judicialmente a los protagonistas del trapicheo de drogas”. 

Alegan que estos “suelen librarse de penas mayores de cárcel y son juzgados por delitos menores”. Los vecinos se han quejado en numerosas ocasiones del “mal ambiente” en la zona.

Comentarios