domingo 25/10/20

Anido hace un nuevo paseíllo en los juzgados de Betanzos

El camino que lleva a... No, no es el villancico, ese que habla de Belén. Aunque lo pareciera por las fechas, no lo es. Más bien es el que lleva a los juzgados de Betanzos.

Anido (i), acompañado por su abogado, ayer, a su llegada a los juzgados de Betanzos	quintana
Anido (i), acompañado por su abogado, ayer, a su llegada a los juzgados de Betanzos quintana

El camino que lleva a... No, no es el villancico, ese que habla de Belén. Aunque lo pareciera por las fechas, no lo es. Más bien es el que lleva a los juzgados de Betanzos, un paseíllo que el alcalde de Sada, Ernesto Anido, se está acostumbrando tanto a hacerlo –y lo que le queda– que casi podría recorrerlo con los ojos cerrados. Por eso, y porque él es de Betanzos, así que al menos el lugar, aunque sea de paso, ya le resulta familiar.
Anido tuvo que volver a hacer ese paseíllo, sí. Ayer. Por la coordinadora. Ese tema que, más que un favor –lo vendió desde el primer momento como la gran solución a los problemas internos del Ayuntamiento–, le está dando más quebraderos de cabeza que otra cosa.
La Fiscalía, tras recibir la documentación que le aportó el grupo municipal del PDSP, denunció al alcalde sadense, a quien se le imputó un presunto delito de prevaricación administrativa en el proceso de contratación de Belia Vellón como coordinadora general del consistorio. Las pruebas presentadas por Sada Popular ante la Fiscalía incluían unos correos electrónicos en los que, presuntamente, se habrían amañado las bases de aquel proceso para que la entonces candidata fuera la única aspirante al puesto, que estaba dotado con un salario de 70.000 euros anuales.
Finalmente, así fue, por lo que Belia Vellón, funcionaria del Ayuntamiento de Culleredo, pidió una excedencia para incorporarse al de Sada.
Ernesto Anido siempre ha defendido que hizo todo “legalmente”, que se trataba de un puesto de libre designación y que el asunto no tendría por qué ir más allá una vez que, como hizo ayer, lo explicara en los juzgados betanceiros.
En cualquier caso, tanto follón para esto, pensará ahora. La coordinadora apenas duró en el consistorio sadense cuatro meses, ya que el alcalde prescindió de sus servicios transcurrido ese tiempo.
¿Las razones? Nunca las han explicado abiertamente. Se habló de que ya había cumplido lo que tenía que hacer, un motivo que no convenció a nadie, ya que una contratación de ese tipo, para tan solo cuatro meses, no le cuadraba a nadie. Sobre todo teniendo en cuenta que, a finales de 2013 –Belia Vellón estuvo desde marzo hasta julio–, se contrató a otra persona, a un abogado de Madrid que permaneció otros cuatro meses, lo máximo que fijaba el contrato que podían hacerle.
En resumen, la gran solución para Sada fue un fiasco que ha llevado a Anido al banquillo. n

Comentarios