martes 20/10/20

El alcalde de Carballo valorará desalojar al público del pleno si siguen las interrupciones

Tras tres plenos con mucha tensión y, en algunas ocasiones, insultos a concejales por parte de unos pocos asistentes, Ferrero zanjó el lunes la cuestión levantando la sesión a la primera interrupción de los presentes.

Algunos de los vecinos que acudieron el lunes al pleno de Carballo	Marema
Algunos de los vecinos que acudieron el lunes al pleno de Carballo Marema

Tras tres plenos con mucha tensión y, en algunas ocasiones, insultos a concejales por parte de unos pocos asistentes, Ferrero zanjó el lunes la cuestión levantando la sesión a la primera interrupción de los presentes. En su comparecencia de ayer dejó claro que no se permitirán comportamientos como el del lunes y de repetirse en los próximos plenos “valoraremos se é necesario desaloxar”, –algo que ha evitado hasta el momento– porque la vida municipal “non se pode paralizar por persoas alleas á corporación”.
Ferrero incluso fue más allá. Afirmó que lo que pasó la noche del lunes no fue espontáneo ni casual, sino que ya estaba orquestado con antelación, incluso con folletos que se hicieron llegar a las viviendas.  “En Carballo somos escrupulosamente democráticos ao permitir algo que non se permite en ningunha administración pública, como é o uso de pancartas. Pero o que non se pode permitir é que o pleno se convirta nun lugar de manifestación”, aseveró.
Por eso, frente a las críticas realizadas por PP y TEGA por suspender la sesión sin previamente llamar al orden a los vecinos y advertirles que podrían ser expulsados, el alcalde defendió que al no ser una persona puntual la que interrumpió el debate, sino todos los presentes (unos 150) coreando consignas, era imposible continuar con el pleno, por lo que lo lógico era paralizarlo.

Afán desestabilizador
En la comparecencia de ayer también estuvo presente el portavoz del BNG, Xosé Regueira, quien calificó lo sucedido en el último pleno como “unha situación anómala mesmo dende o punto de vista democrático” y confesó que la situación “tennos descolocados”. “Vir ao pleno continuamente para que non se pague o lixo porque si, non ten explicación lóxica” y añadió que la postura del gobierno está muy clara: todas las viviendas habitables deben pagar por el servicio que es de recepción obligatoria.
“De prosperar as pretensións deste grupo de persoas quedaría gravada o resto da sociedade carballesa”, insistió el concejal nacionalista, quien piensa que detrás de todas las protestas hay un objetivo desestabilizador. “Dá igual a xustiza ou inxustiza dos que se está a propoñer ou a súa legalidade ou ilegalidade, o importante é desestabilizar” dijo, y recordó que hay temas mucho más importantes que deberían preocupar a los vecinos como el nuevo mapa de zonas inundables de la Xunta que afecta a más de dos mil viviendas en el municipio.

Comentarios