sábado 16/1/21

Los trabajadores de Alu Ibérica denuncian el vaciado de la planta

Aseguran que no existe ninguna intención de producir aluminio e insisten en la intervención estatal
Los trabajadores, delante de la sede de Pulpeiro Consulting, en la avenida de Rubine | patricia g. fraga
Los trabajadores, delante de la sede de Pulpeiro Consulting, en la avenida de Rubine | patricia g. fraga

“O pulpo hai que mazalo”, coreaban los trabajadores de Alu Ibérica (la antigua Alcoa), que se echaron de nuevo ayer a la calle para protestar por al situación de la fábrica de aluminios de la carretera de Baños de Arteixo, ante la sede de las oficinas de Pulpeiro Consulting, en la avenida de Rubine. Los trabajadores consideran a su antiguo director, dueño de esta empresa, cómplice del vaciado que, denuncian, están sufriendo las instalaciones de donde desaparece material.

El presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho, lo calificó de “colaborador necesario”. Según el presidente del comité de empresa, Pulpeiro, que había sido director de la empresa hasta su venta. Actualmente, el Grupo Riesgo es el accionista mayoritario de la planta pero, en opinión de Corbacho, “alguien se está encargando de decirles cómo tienen que hacer para destrozar nuestra planta”.  

El método para conseguirlo sería, según el portavoz sindical, es retirar de la planta de las materias primas. “Se hace un vaciado alarmante”, asegura Corbacho. Los trabajadores se enteraron de lo que ocurría el día tres de este mes y el día 13 habían sacado 43 toneladas repletos de 1.200 toneladas de  materia prima necesaria para producir aluminio, como criolita y algo de alúmina.

Denuncias

Como el plan industrial que se pactó durante la venta de Alcoa a  Parter Capital hace dos años, antes de que esta vendiera por sorpresa la planta a Grupo Riesgo, se incluía la producción de aluminio primario, esta maniobra inquieta  a los trabajadores, que han denunciado la situación ante la la Policía Nacional, en la Audiencia Nacional, por lo social y lo penal, y una ante el fiscal Anticorrupción.   

A esto se añade que no se hayan construido los silos de Punta Langosteira, pero sí se han derribado los de los muelles. .”Mientras tanto, Grupo Riesgo no para de enviar comunicados. Es una anestesia para que no hagamos nada”, asegura Corbacho, que opina que es imprescindible que el Gobierno intervenga ya la planta para defender la industria local ante intereses que considera especulativos.

 “Queremos una solución. Firmamos acuerdos, está todo escrito, y bien detallado, pero las administraciones están mirando para otro lado”, se lamenta Corbacho, que recuerda que el proceso fue titulado por Industria.

Comentarios