El rechazo vecinal replanteará la actuación en el Barrio de las Flores

Varios coches aparcados junto al pabellón del barrio de Las Flores | patricia g. fraga

El rechazo de 48 vecinos a través de un grupo de whatsapp parece haber convencido a los responsables de Urbanismo para replantearse el plan director del Barrio de las Flores. Al menos esa es la conclusión a la que llegó la máxima responsable de su asociación, Caluxa Barrientos, tras una reunión con los técnicos municipales. “La sensación es satisfactoria y estaban por la labor de colaborar”, comentó.


La principal preocupación de los residentes pasaba, y pasa, por el acondicionamiento como verdes de las áreas anexas al polideportivo y la iglesia, así como de la plaza de los Fresnos. Sin embargo, no acaba de convencer ese concepto a quienes ven en ello un sinónimo de quebradero de cabeza a la hora de aparcar y de la pérdida de plazas habilitadas para ello. “No todo es que las cosas queden bonitas, también queremos vivir aquí”, recuerda Barrientos, en referencia a los famosos “establos” a los que se refirió recientemente la alcaldesa para aparcar los coches-vacas hace recuerda el carácter obrero del barrio: “Lo que no queremos es que nos quiten aparcamiento, la gente no puede permitirse pagar una plaza de 50 o 100 euros al mes por una plaza de garaje”.


El método de funcionamiento de la asociación vecinal del Barrio de las Flores fue tan sencillo como directo: La realización de una encuesta vía whatsapp, con las impresiones correspondientes de cada uno de los 48 vecinos participantes en el grupo sobre las necesidades de la zona. El pabellón y su entorno, así como la plaza de los Fresnos se convirtieron en el tema estrella, y la presidenta Caluxa Barrientos solamente necesitó sacar el móvil y mostrar los testimonios del grupo para hacer constar el desacuerdo. Al menos a priori, resultó una forma efectiva de explicarse. “Les explicamos que no queríamos el proyecto de zona verde, que necesitamos aparcamiento, y como se trata de un estudio y no un proyecto ya terminado lo estudiarán otra vez”, indica.


Otra de las actuaciones sobre las que Las Flores solicitó una revisión hace referencia a los locales comerciales abandonados en los bloques 34, 35 y 38, a la altura de la calles Violeta y Tulipanes. Los vecinos apuestan por mantener la vocación comercial de los mismos en lugar de la construcción de viviendas.

El rechazo vecinal replanteará la actuación en el Barrio de las Flores

Te puede interesar