Los policías señalan el problema de los robos en grandes aparcamientos

Uno de los coches en los que robaron en la avenida de Lamadosa hace un mes | quintana

La Delegación de Gobierno ha prometido un aumento en las patrullas de la Policía Nacional, por lo menos de noche, pero los propios agentes consideran que hace más coordinación y un plan para atacar los problemas de seguridad que persisten en A Coruña. Por ejemplo, desde el sindicato UFP señalan que es preciso intensificar la vigilancia en las explanadas y otras zonas donde se concentra el estacionamiento para tratar de acabar con los robos en vehículos.


Según Antonio García, secretario general de UFP en Galicia, esta clase de delitos se ha incrementado de forma importante en A Coruña que es, por lo demás, la ciudad gallega en la que más ha aumentado la delincuencia durante 2021. Se trata de un tipo de robo de bajo riesgo, que no requiere más que romper una ventanilla, pero que normalmente no ofrece muchos beneficios: los ladrones apenas pueden llevarse objetos personales y, a veces, la documentación del vehículo.


Es precisamente por eso que un mismo individuo roba en varios vehículos a la vez, tantos como pueda. Los lugares más favorables son aquellos donde se aparcan numerosos vehículos y donde no hay vecinos cerca: la avenida de Lamadosa, cerca del Hospital, la explanada de A Sardiñeira o el aparcamiento del Ágora son algunos de los lugares que cumplen estos requisitos.


En O Ventorrillo

“Por supuesto que hace falta meter gente, pero también hay que analizar los delitos para poder establecer servicios de prevención”, opina García. Los sindicatos están molestos con José Miñones, el delegado del Gobierno, porque no les ha recibido a todos, solo al SUP, pero también por la falta de datos. ”El meollo es el considerable aumento de la delincuencia, los daños en la propiedad, el robo en el interior de vehículos. En O Ventorrillo (en el aparcamiento del Ágora) machacan seguido”.


En realidad, puede ocurrir en cualquier parte. el sábado se pincharon las ruedas de ocho coches en la avenida de Casanova de Eirís, nuevamente un lugar entre descampados, sin vecinas a la vista. Esta vez de una furgoneta se llevaron el catalizador, la pieza del tubo de escape que filtra los gases y que contiene un pequeño porcentaje de platino. A principios de semana había sido en Pocomaco de donde se llevaron cuatro catalizadores. “Es un delito que ha vuelto”, dice García.

Los policías señalan el problema de los robos en grandes aparcamientos

Te puede interesar