Martes 11.12.2018

La Policía busca posibles testigos del apuñalamiento de O Castrillón

La Policía Nacional sigue investigando el crimen de O Castrillón, donde el lunes apareció junto a un huerto el cadáver de un hombre sudamericano, de cerca de cuarenta años, que fue identificado como A.T.M.

Investigadores de la Policía Judicial, en el lugar de los hechos, con la jueza de instrucción | javier alborés
Investigadores de la Policía Judicial, en el lugar de los hechos, con la jueza de instrucción | javier alborés

La Policía Nacional sigue investigando el crimen de O Castrillón, donde el lunes apareció junto a un huerto el cadáver de un hombre sudamericano, de cerca de cuarenta años, que fue identificado como A.T.M. Pero ahora, el Grupo de Homicidios de la Jefatura ha habilitado el teléfono 981 166 328 para solicitar la colaboración de cualquier vecino de la zona que pueda aportar datos de interés para la investigación: personas en actitud de espera o vehículos sospechosos en la zona donde apareció el cadáver, vecinos que hayan podido escuchar gritos sobre las 22.00 horas del domingo día 7, así como cualquier dato de interés que puedan aportar aquellas personas que suelen pasear a sus mascotas por la zona. 

El hallazgo del cuerpo se produjo por el primer testigo identificado sobre las doce menos cuarto de la mañana, pero no fue hasta las 12.25 horas del lunes cuando que se alertó a la Policía Nacional, que envió un coche patrulla a la calle Curtis. Cuando llegaron los agentes comprobaron que se trataba de un varón, de entre 30 y 40 años de edad, que no presentaba señales de vida.
Por el momento, la autoridad judicial ha decretado el secreto de sumario, pero se sabe que la víctima murió de una puñalada. 

Desde un sexto piso 
El primer testigo, el que descubrió el cuerpo, fue un hombre de 38 años que estaba asomado a la ventana y vislumbró el cadáver pero parcialmente oculto por la maleza, así que no estaba seguro. Esperó a que su madre viniera de la compra para confirmar lo que veía: “Mi hijo me dijo: ‘Mamá ¿Qué ves tú ahí?’”. Ella, desde la ventana de su habitación, donde tenía un mejor ángulo de visión, pudo determinar que, efectivamente, era un cuerpo humano: “Tenía vaqueros rotos pero se le veía sobre todo una pierna y una mano”, recuerda. Iba calzado con zapatillas rojas y llevaba una pulsera o un reloj en la mano izquierda. El cuerpo se encontraba tendido sobre un montón de plumachos (Hierba de la Pampa) cortados. “No me imaginaba que fuera un cadáver, porque no te lo crees, pero ahí estaba”, explica.

Fueron a los primeros a los que la Policía Nacional tomó declaración. Igualmente hablaron con el dueño del terreno en el que se encontró el cadáver, así como con la familia del fallecido, pero ahora piden que cualquiera que crea tener alguna información se dirija a ellos.

Comentarios