El Gobierno llama a la calma tras el presunto intento de rapto de una escolar

El colegio de la Compañía de María, en Riazor | pedro puig

La subdelegada del Gobierno, María Rivas, confirmó ayer que existe una denuncia en el caso de la escolar del Compañía de María que fue abordada cuando estaba esperando a sus padres por un desconocido que le dijo que les conocía. “Estos hechos ocurrieron supuestamente el pasado lunes en las inmediaciones del centro escolar”, añadió. En cuanto al desarrollo de la investigación se limitó a señalar que “la declaraciones tanto el miércoles como ayer. Todas las líneas de investigación están abiertas, estamos esperando a que se concreten los hechos”. Rivas finalizó haciendo un llamamiento a la tranquilidad: “Tenemos unos centros escolares seguros y vamos a hacer todo lo posible para saber en los próximos días sepamos claramente qué ha sucedido”. 


Por el momento, la Policía Nacional sigue recogiendo declaraciones para identificar  al sospechoso 



Naturalmente, lo sucedido ha despertado un gran interés, y sobre todo preocupación, no solo entre los padres del Compañía de María, sino en todos los progenitores de niños en edad escolar, Los investigadores de la Policía Nacional están investigando las cámaras de las inmediaciones del colegio en un esfuerzo por determinar la identidad del individuo que habría abordado a una estudiante a la salida de este centro el lunes presentándose como amigo de sus padres. Según parece, ella le pidió una palabra clave que habría pactado con sus progenitores, y al no poder responder la pregunta, se marchó sin más consecuencias. “De momento, solo tenemos, la declaración de la niña, nada más”, señalaron fuentes policiales consultadas. No cuentan, por ejemplo, con la declaración de ningún adulto, así que hay pocas pistas que seguir.



Investigación


Hasta que no se recojan más testimonios o, mejor aún, imágenes de las cámaras de seguridad y de tráfico que existen en el entorno, la situación no cambiará. Lo que es seguro es que el sospechoso no trató de llevarse a la escolar por la fuerza y tampoco entró en el centro exactamente, sino en una zona donde acuden normalmente las familias a recoger a sus niños. Una vez vinieron sus padres, ella contó lo ocurrido. Estos, alarmados, decidieron presentar una denuncia ante la Policía Nacional y contar lo ocurrido a la dirección del centro, que decidió enviar un aviso telemático a los demás padres de alumnos. En él se limitaban a afirmar que un desconocido rondaba por la zona y pedían a todas las familias que extremaran la vigilancia.

En prevención de que se repitan episodios como este, también la Policía Nacional ha aumentado su presencia en la zona, montando un dispositivo tanto de agentes de paisano como de uniforme cuyo objetivo es la búsqueda del sospechoso sin que, por el momento, hayan encontrado a nadie, aunque cuentan con la descripción que les facilitó la menor.

A estas alturas, las autoridades sospechan que el individuo no volverá a presentarse por la zona, debido al revuelto que se ha montado en torno a este incidente, de manera que solo cabe esperar resultados de la investigación . 

El Gobierno llama a la calma tras el presunto intento de rapto de una escolar

Te puede interesar