La Evolución del Cuerpo de Policía Local desde su fundación hasta el día de hoy

Policía Local posando con uniforme de la Milicia Urbana en el año 1999

El Cuerpo de Policía local depende del Excmo. Ayuntamiento de A Coruña. Es una institución consolidada y volcada con el cumplimiento de las Ordenanzas Municipales. 


Para llegar a la situación actual y teniendo en cuenta el amplio campo de acciones en que intervienen sus miembros, requiere capacidad de mando y hacer cumplir la ley, que en numerosas veces, es transgredida por la ciudadanía. Pero el cuerpo de agentes municipales está ahí para recordar el cumplimiento de la ley establecida.


Para llegar al estado actual se recorrió un complicado camino en esta historia desde 1841, en que se funda como Ronda Municipal bajo la Alcaldía de Juan Flórez.


Este cuerpo cumplió los 175 años de existencia en 2021 y ha tenido que pasar por múltiples circunstancias en un siglo confuso y convulso como fue el XIX en la Historia de España.


El que había nacido para mantener el orden de la ciudadanía como Guardia Municipal y siguió así durante mucho tiempo, para ser hoy denominado Policía Local, la que está a cargo de todas las incidencias que acontecen en el ámbito municipal en el que se desarrolla su función dependiendo de la gravedad de la falta o delito que se cometa.


Los antecedentes previos a su fundación hay que hallarlos en el Cuerpo de Serenos, fundado en España en 1715 y también en el origen posterior de las milicias Urbana y Honrada de mediados del siglo XVIII.


Origen de la Guardia Municipal

Aunque el Cuerpo de Inválidos se funda en 1761, el nacimiento de la Guardia Municipal viene a poner en orden la necesaria actuación que precisaba la ciudad en ese instante y se da forma, aunque seguía en sus inicios como cuerpo de serenos, comienza a tomar fuerza con su Reglamento en 1845 de forma definitiva, logrando, con sus grandes problemas, allanar el camino como institución, las necesidades de las que carecía la ciudad en ese instante, poniendo a punto una fuerza responsable y que fuese respetada por los ciudadanos y cumplir con las ordenanzas que el Ayuntamiento aprobaba para hacer la vida más práctica a la ciudadanía en general.


Hay que tener en cuenta que el servicio de Guardia Municipal o más conocido por Ronda Municipal, era un reglamento para que fuese llevadero en el servicio de los serenos, desempeñando su cargo en los distritos de su competencia.


Por este motivo la Guardia Municipal tenía un mayor número de miembros en el servicio nocturno que en el diurno y sus obligaciones también eran diferentes, no tanto en el servicio que era el mismo, sino en sus atenciones personales de todo lo que se movía a su alrededor en la oscuridad de la noche.


Así llegó hasta nuestros días, en que su responsabilidad es mayor, en la medida de sus actuaciones, debido a que la sociedad actual no es la misma de antaño y sus funciones son tan diversas como variado es su campo de acción e intervención.


No hay un momento en la vida de los ciudadanos en que este cuerpo policial no tenga que intervenir por alguna circunstancia, aunque el servicio de la Policía Local en estos momentos necesita de una ampliación de su plantilla, para que con sus refuerzos, la sociedad coruñesa se vea mejor atendida y sus miembros puedan desplazarse con mayor rapidez a atender cualquier incidencia en el menor tiempo posible para solventarla.


La evolución de su servicio

En el fondo, hay que remontarse a mucho tiempo atrás para hallar el germen de la actual Policía Local. Su origen está en los llamados alguaciles de justicia y también nombrados como porteros del Ayuntamiento con vara de justicia, los verdaderos artífices de la custodia de la ley, sobre quienes recaía el cumplimiento de normas, bandos y órdenes de la Alcaldía, para un mejor aprovechamiento de los recursos humanos del personal a su cargo en el seno municipal.


Estas personas tenían amplia capacidad de intervención en el ámbito de la justicia y estaban cualificadas para ello, también se les conocía como representantes de la ley y podían perseguir a los malhechores en su zona de influencia y recurrir al juzgado para requerir del juez pertinente la orden precisa para detener a cualquiera que estuviese en fuga y paradero desconocido.


Su misión siempre era hacer cumplir la Ley, ya fuese en espacios públicos en general, mercados de granos y otros. Intervenir en trifulcas y en el reparto de boletas para cobijar a las tropas enviadas a la ciudad, cuando en ella todavía no había cuarteles y eran acogidos en diversas casas de la ciudad y Pescadería, lo que siempre constituyó un cúmulo de problemas para el Ayuntamiento, sus alguaciles y porteros, por la negativa de los vecinos a dar posada y alimento a la gente de guerra.


Hasta llegar a los momentos actuales, en que su función es bien diferente de la de entonces y siempre al servicio del ciudadano cuando este tiene algún problema, que solo puede solucionar la Policía local.

La Evolución del Cuerpo de Policía Local desde su fundación hasta el día de hoy

Te puede interesar