Crece la brecha entre Ayuntamiento de A Coruña y Xunta por la estación intermodal

La estación de San Cristóbal se convertirá en la nueva intermodal | pedro puig

La brecha que separa al Gobierno local y a la Consellería de Infraestruturas respecto a la estación intermodal parece agrandarse por momentos. La polémica gira en torno a si es necesario que el Gobierno local tenga aprobados los presupuestos para que la Xunta (que depende en parte de los fondos municipales) pueda licitar la obra de la estación de bus de la intermodal. Ayer, la conselleira Ethel Vázquez aseguró de nuevo que es imprescindible y aseguró estar sorprendida de las declaraciones de la alcaldesa, Inés Rey, “non sei si por ignorancia o porque lle informan mal á alcaldesa, se estan dicindo cousas que non son certas: a Xunta de Galicia non pode licitar a estación intermodal se non se asina ese convenio as tres partes e as tres partes teñen a partida orzamentaria correspondente”. 


La alcaldesa acusa a Vázquez de mentir y exige que se licite cuanto antes la infraestructura


LA Xunta pone 29,7 millones de euros y el Ayuntamiento, 14. La tercera parte es el ADIF, que se encargará de construir la parte ferroviaria de la intermodal. Vázquez confirmó que el Administrador de Estructuras Ferroviarias ya ha presentado su correspondiente certificado de crédito, en el que probaba que disponía del dinero suficiente para llevar a cabo la parte que le corresponde. “Igual que o acreditou ADIF o debe acreditar o Concello porque dende a Xunta de Galicia non deixamos a deber. Parece que o Concello quere deixar a deber”, dijo Fontán durante su visita a la intermodal de Vigo.



Aparcamiento


La estación de bus contará con un aparcamiento de 325 plazas, y esa es la infraestructura a la que contribuirá el Ayuntamiento con su aportación económica de diez millones de euros (a lo que hay que añadir otras obras de urbanización). Para Vázquez, zanjar la cuestión es simple: “Debe achegar ese certificado de crédito e todos poderemos asinar o convenio”. Una vez se haya cumplido ese trámite, la Xunta licitará las obras que llevan ocho años de retraso sobre lo previsto.

Vázquez concluyó su intervención invitando a la alcaldesa a informarse como es debido, lo que no ha contribuido a mejorar el humor de Rey: “O dixen onte, antonte, e vouno decir todas as veces que faga falla. Hai oito anos que levamos agardando por a estación intermodal. O que eu lle esixo á Xunta e que deixe de poñer trabas, escusas e mentiras, que licite a parte da estación intermodal que lle corresponda e que inicie inmediatamente esas obras dunha infraestrutura necesaria. O Goberno local desbloqueu ese convenio e esa licitación ten que sair adiante”. 


Si no se firma el convenio, que había sido aprobado en el último pleno, no se podrán licitar las obras 



Desde la Consellería de Infraestruturas indican que el texto del convenio que se aprobó en el pleno de la semana pasada deja bien claro el procedimiento: “supeditando su firma y condicionando el compromiso económico de este ejercicio presupuestario que de la misma se derivaría al a previa tramitación y aprobación de la modificación presupuestaria que dote del crédito adecuado y suficiente que permita reconocer los deberes económicos que habían podido derivarse de dichos compromisos”. A esto hay que añadir la decisión del interventor municipal, que se expresó en términos parecidos.



Ofrecimiento del PP


Esa ea, naturalmente, la postura del PP cuando, a comienzos de esta semana, su portavoz municipal, Rosa Gallego, ofrecía los votos de su grupo para aprobar un modificado de crédito. Oferta que Rey, que está negociando con la Marea Atlántica los presupuestos de este año, rechazó. Para la alcaldesa, está claro que todo se reduce a una maniobra política, en la que el PP quiere ocultar la falta de liderazgo que sufre a nivel local por no tener un candidato claro para las próximas elecciones (a un año vista) y su “falta de modelo de cidade”. .

El PP responde acusando a Rey de ser “rehén” de la Marea, cuyos votos precisa para sacar adelante los presupuestos, prorrogados desde 2020. De hecho, los mareantes se abstuvieron de votar el convenio de la intermodal el mes pasado, y la conselleira recuerda que el proyecto ya sufrió considerables atrasos durante el mandato de Xulio Ferreiro, que “costaron moitos cartos”. La alcaldesa insiste en que la Xunta “pode, debe e ten” que licitar la obra. De momento, nadie parece dispuesto a dar su brazo a torcer. 

Crece la brecha entre Ayuntamiento de A Coruña y Xunta por la estación intermodal

Te puede interesar