A Coruña contará con seis nuevas glorietas en grande arterias antes de que finalice el actual mandato

El proyecto de la glorieta de la Casa del Mar, tal y como lo ha aprobado el Gobierno de Inés Rey

El Gobierno de Inés Rey apuesta por la implantación de rotondas como forma de distribuir y calmar el tráfico, en sustitución de los cruces semafóricos, y durante este mandato se espera construir una media docena. En realidad, mantiene la política de gobiernos anteriores, como la Marea Atlántica, donde ya se había previsto construir la rotonda del cruce de la calle de Ramón y Cajal con la avenida del Ejército, frente a la Casa del Mar, que favorezca la movilidad alternativa (peatonal y ciclista).


En efecto, en diciembre de 2018, el entonces concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, presentaba este mismo proyecto, y ayer el Gobierno de Inés Rey anunciaba que el proyecto se licitará “en próximas datas” aunque su plazo de ejecución es de seis meses, así que se espera que esté concluida antes de 2023. Si en 2018 Varela cifraba el coste de la glorieta en unos 400.000 euros, a día de hoy el precio ha subido hasta los 542.836, financiados con fondos Next Generation. “Avanzamos co noso proxecto para A Coruña, creando unha cidade mais amable para os peóns e que incorpora melloras para o tráfico”, declaró la alcaldesa.


En realidad, esta nueva rotonda es una conexión que permite tejer varios carriles bicis que se instalaron durante el mandato de Xulio Ferreiro. La infraestructura no llegó a completarse, pero los proyectos quedaron en el cajón, a la espera de que la retomara el siguiente Gobierno local dado que, a margen de las disputas políticas, existe un consenso general entre los partidos en lo que se refiere a la movilidad.


No hay que olvidar que también durante el mandato de Inés Rey se inauguró la rotonda del otro extremo de Ramón y Cajal, en su cruce con Salgado Torres (igualmente proyectada durante el mandato anterior). Pero esta glorieta entre Ramón y Cajal y la avenida del Ejército será el primer punto de conexión de los carriles bici provenientes del Campus de Elviña, Matogrande y A Pasaxe, de ahí que su ejecución se considere importante.


La Concejalía de Movilidad, y su recientemente nombrado responsable, Francisco Díaz Gallego, aprovechará para humanizar el entorno, construyendo jardines donde cabrán catorce árboles, y diez bancos de madera. También se reordenarán los aparcamientos (medida siempre polémica) y se sustituirá el firme de la acera por material más duradero.


Desarrollos propios

Pero resultaría injusto decir que todos los proyectos de rotondas que realiza el Gobierno de Inés Rey sean herencia de la Marea Atlántica. Por el contrario, la más importante de ellas, y que se está concluyendo estos días, es la que regula el cruce de la ronda de Nelle con la avenida de Arteixo, es fruto de una medida urgente adoptada por el anterior concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada (que dimitió el mes pasado) en respuesta al daño descubierto en las paredes del viaducto inferior. Podían haberse reparado, pero se decidió que era una oportunidad para humanizar un cruce muy importante, que había perdido densidad de circulación desde la apertura de la Tercera Ronda.


Otra arteria que contará con nuevas rotondas es la avenida de Finisterre, después de que la Xunta entregara al Ayuntamiento la propiedad del tramo que transcurre por A Grela. Se construirá una nueva rotonda en la avenida de Finisterre, en el cruce de la calle Gütemberg, justo al lado de otra que se construirá en el cruce de la calle Gambrinus. Ambos puntos soportan el tráfico que entra y sale del polígono comercial de A Grela y, lo más importante, fue en el cruce con Gütemberg, donde se produjo uno de los accidentes de circulación más trágicos de A Coruña en los últimos años, en la Nochebuena de 2020, donde murió una pareja. Por último, la sexta se construirá en As Rañas.

A Coruña contará con seis nuevas glorietas en grande arterias antes de que finalice el actual mandato

Te puede interesar