A Coruña es la ciudad gallega en la que más crece la delincuencia, con un 35,8%

Agentes de la UPR de la Policía Nacional, durante una intervención en Peruleiro el año pasado | javier alborés

El año pasado fue especialmente convulso en barrios como Os Mallos, que denunciaron inseguridad en sus calles: peleas, atracos, ocupaciones, robos... Desde un principio, las autoridades insistieron en que A Coruña era una ciudad segura, al tiempo que aseguraban que se había reforzado la vigilancia. Ahora, las últimas estadísticas del Ministerio de Interior indican un aumento notable de la delincuencia en A Coruña en 2021, el mayor que se ha registrado en cualquiera de las grandes ciudades de Galicia: un 35,8%. Es decir, que el año pasado se denunciaron 12.873 delitos.

Evidentemente, se espera un aumento de delitos con respecto a 2020, año a consecuencia de la pandemia y del confinamiento pero hay que señalar que, en contra de lo que pudiera creerse, la actividad criminal no padeció las restricciones como lo hizo la vida cotidiana. 


El número de hechos delictivos descendió, es cierto, pero solo un 7,4%, mientras que algunas de las tipologías más graves, como los atracos (robos con violencia e intimidación) crecieron un 5%, y los robos con fuerza (en domicilios y locales) crecieron un 20,9% de 2019 a 2020.

Esa tendencia al alza, que ni siquiera la pandemia pudo romper, se afianzó el año pasado, acentuándose incluso: el número de atracos creció un 52,7% y el de robos con fuerza (allanamientos) un 12,9%. Si se observa solo los robos en domicilios, el incremento es aún mayor: 37,4%. Las peleas también han crecido (+22,6%) e igualmente los hurtos (+55%), que han llegado a los 4.144 casos registrados, aunque la cifra real puede ser varias veces mayor.

El tráfico de drogas, otro delito que preocupa a los vecinos, también se ha incrementado, con 31,6%, aunque los propios policías señalan que, en este caso, la cifra no es indicativa. “En cuando a drogas, todo se trata de cuánto se trabaje, porque el tráfico siempre está allí”, comenta un agente. Es decir, que el dato refleja más bien un aumento de la actividad policial que de la delincuencia.


Quejas vecinales


Los sindicatos policiales CEP, SPP, SUP y UFP se han pronunciado al respecto, lo que no es habitual. En un comunicado, han señalado que desde hace un tiempo “son frecuentes las quejas de diferentes colectivos sociales y las demandas de una mayor seguridad y de una mayor presencia policial, debido a los problemas de inseguridad en los barrios”.

En el mismo comunicado, reconocen que se han incrementado determinadas tipologías como los hurtos y las estafas en internet, pero “nos preocupa más que hayan aumentado los delitos de tipo violento como los robos con violencia/ intimidación, las lesiones, los robos con fuerza y los robos en interior de vehículos”. También reconoce que, desde hace unos años se ha detectado un incremento del número de delincuentes habituales residentes en la ciudad, “especialmente de los foráneos”. En referencia a los problemas que generaron precisamente en barrios como Os Mallos jóvenes norteafricanos, muchos de ellos inmigrantes irregulares en situación precaria.


Menos personal 


Las organizaciones sindicales recuerdan que han denunciado recurrentemente que la plantilla de personal de la Policía Nacional en A Coruña se ha visto mermada durante los últimos años, estando actualmente en sus unidades operativas sobre el 80% del personal que prevé el vigente Catálogo de Puestos de Trabajo.

“Creemos que sería necesario abordar problemas orgánicos y estructurales que lastran esa eficacia”, además de medidas de tipo político y social, para lo cual han solicitado reunirse con el delegado del Gobierno, José Miñones, y con la subdelegada, María Rivas, sin respuesta. 

A Coruña es la ciudad gallega en la que más crece la delincuencia, con un 35,8%

Te puede interesar