sábado 31/10/20

Los comerciantes de O Castrillón piden a los bancos que renuncien a las comisiones del pago con tarjeta

Aseguran que se está priorizando este método por ser más seguro, pero que las compras son muy pequeñas
El pago con tarjeta cada vez es más común para evitar el dinero infectado | pedro puig
El pago con tarjeta cada vez es más común para evitar el dinero infectado | pedro puig

Una de las formas con las que el pequeño comercio está combatiendo la propagación del coronavirus es mediante el pago con TPV, la máquina de cobro con tarjetas. Pero como los importes son pequeños, y se cobra una comisión, el margen de beneficios desaparece, por lo tanto, desde la Asociación de Comerciantes de  O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem) solicitan a los bancos que los pagos inferiores a los cinco euros queden exentos de comisión.

 Hay que tener en cuenta que el dinero, ya sean monedas o papel, puede estar contaminado por el coronavirus, y aunque a estas alturas el personal de casi todos los comercios abiertos está debidamente equipado con guantes y mascarilla, la precaución invita a priorizar otras formas de pago, como el de tarjeta, en el que el contacto es mínimo. Pero se trata de un sistema poco usado en las pequeñas compras. Y son precisamente las compras pequeñas las que más se realizan estos días, puesto que prácticamente los únicos comercios que permanecen abiertos a día de hoy son las tiendas de alimentación, como panaderías o ultramarinos.

Desde Acocem consideran que las entidades bancarias deberían apoyar al pequeño comercio mientras dure la crisis sanitaria, puesto que la población necesita estos productos de primera necesidad. Sin embargo, algún asociado ya ha hecho una consulta al respecto en su entidad bancaria y por el momento no existe ninguna medida al respecto. “Manifestamos nuestro malestar, considerando que es una medida imprescindible, dado que ese medio pago evita contactos y es el más adecuado en estos momentos”, dicen.

Por tres o cuatro meses

Lupe, la dueña de la panadería “La despensa de Lu” lo explica así: “Yo creo que debería haber un pacto entre bancos y el Estado para que, por lo menos durante los tres o cuatro meses que durara lo del coronavirus, que quitan todas las comisiones”. Ella está a favor de que el mantenimiento lo paguen los comerciantes, pero considera que deberían ser las entidades bancarias la que abarataran este servicio, por solidaridad. Insiste en que es por el beneficio de todos: “Yo vendo pan, viene gente con dos euros o un euro y pico y, por no tocar las monedas...”.

De manera parecida se expresa Para Acocem, es evidente que mientras se prolongue el actual estado de alarma no procede desplazarse a entidades bancarias para intentar renegociar el sistema de forma individual, así que deberían adoptarse medidas generalizadas.  

En el lado positivo, el pequeño comercio de alimentación es del que se ha visto menos afectado por la crisis sanitaria, precisamente porque sus artículos se consideran de pequeña necesidad. Pero mientras las grandes superficies han visto una gran afluencia de clientes estos días, tantos que han tenido problemas para abastecer los supermercados, el pequeño comercio no se ha visto tan beneficiado. Sobre todo, porque los coruñeses, alarmados por la crisis, prefieren comprar en grandes cantidades.

También hay que tener en cuenta que muchos de estos comercios son de pequeño tamaño, por lo que los clientes deben esperar a menudo en la calle para respetar las normas de seguridad, lo que es un motivo más para preferir las grandes superficies. En general, los pequeños comercios han tenido más problemas para adaptarse al estado de alarma por sus escasos medios.

Comentarios