domingo 24/1/21

La Cocina Económica destaca la “ola de solidaridad” en un año “muy duro”

La entidad tiene a la venta paraguas, CD y un libro de poemas “perfectos para regalar en la próxima Navidad”
La Cocina Económica, en el Orzán | patricia g. fraga
La Cocina Económica, en el Orzán | patricia g. fraga

La Cocina Económica de A Coruña destaca la “ola de solidaridad” con la entidad por parte de particulares y asociaciones en un año “muy duro”. El administrador, Óscar Castro, agradece la colaboración que están recibiendo para hacer frente a la “enorme demanda” que tienen actualmente, y agradece el “compromiso” de la hostelería, que les donará productos que, debido al cierre decretado por la Xunta, no podrán consumir en tiempo.

“Lamentamos que esta donación sea debido a esa situación de cierre, pero agradecemos su generosidad para apaciguar un poco esta situación”, dice Castro, que cree que la iniciativa, en la que también participará el Ayuntamiento coruñés, tendrá “buena acogida”.

El administrador de la Cocina Económica asegura que en estas fechas siempre se ha notado un repunte en las donaciones solidarias, “pero este año se ha adelantado”. “Queda constatado que la respuesta de la población está siendo proporcional a la necesidad que se ve en las calles. La gente que puede se está volcando”, reconoce.

El comedor social acogía a algo más de 200 personas en febrero pero desde que la pandemia ha obligado a repartir los menús para no formar aglomeraciones, se están elaborando cerca de 360 cada día. “El repunte es importante y ahora tenemos que filtrar para que la comida llegue realmente a quien lo necesita más”, comenta Óscar Castro.

Campaña navideña

El administrador de la Cocina Económica añade que en la página web tienen información sobre las opciones de colaboración y recuerda que tienen a la venta paraguas, CD y un libro de poemas “que en esta Navidad pueden ser un buen regalo para nuestros seres queridos”. La organización benéfica ha recibido de la Fundación San Rafael 3.000 kilos de legumbres y agradecen la aportación de productos, pero reconocen que las aportaciones económicas son las que les permiten “adquirir lo necesario en cada momento”. “Ahora mismo hacen falta macarrones y atún”, dice, y apunta que la Cocina Económica coruñesa “sigue abierta gracias a sus 3.400 socios”.

Castro indica que las colas que actualmente se ven a las puertas de la entidad “son inevitables”. “Tratamos de controlarlo pero no podemos hacer gran cosa, hay una alta demanda”, manifiesta.

Comentarios