El área cumple dos años de pandemia reduciendo el impacto de la sexta ola

El mediodía del 4 de marzo de 2020 la Consellería de Sanidade confirmaba el primer paciente con covid-19 en la comunidad gallega, que estaba ingresado en el Chuac. Se trataba de un hombre, procedente de Madrid, y que había ingresado en el centro sanitario unos días antes con un cuadro respiratorio.


Dos años más tarde, el área de A Coruña y Cee vive inmersa en la reducción del impacto de la sexta oleada de contagios de coronavirus, con la vista puesta en los últimos pasos a dar para el retorno a la normalidad y la convivencia con el virus.


En dos años, en la demarcación sanitaria se han contagiado casi 105.000 personas (una quinta parte de todos los detectados en Galicia), a las que habría que sumar todas aquellas que, por no presentar síntomas, no llegaron a someterse a pruebas de detección.


Solo en A Coruña y Cee el covid-19 se ha cobrado 736 vidas en estos 24 meses (el 53,6% de ellas de mujeres). Más del 80% de los decesos fueron de personas con más de 70 años, y con patologías previas, pero el 5% tenían menos de 60, llegando a darse incluso algún fallecimiento en personas con una edad entre los 30 y los 39 años.


La situación en dos años ha cambiado mucho, ya que aquellos primeros casos derivaron en un confinamiento general, ante el desconocimiento del virus y las medidas para frenarlo, mientras que en esta sexta ola se han alcanzado los 13.000 casos activos, limitando solo aforos y horarios de diversos establecimientos, sumado al uso de mascarilla.


Uno de los aspectos que ha cambiado la situación es el impacto de la vacuna (en la ciudad coruñesa más del 90% de la población tiene pauta completa). No solo ha hecho que los cuadros sean mucho más leves (esta ultima ola el pico de hospitalización fue de 150 personas y poco más de una decena en UCI, mientras que en hace un año se llegaron a superar las 400 hospitalizaciones, buscando posibilidades en lugares como ExpoCoruña si la situación se desbocaba), sino que también ha disminuido el impacto mortal: mientras que hace un año, con un pico de 6.000 casos activos, el número de muerte superó las 250, en esta última ola, con picos de más de 13.000, el número de decesos fue solo una quinta parte. El futuro sigue siendo incierto, pero parece que cada vez es más cercana la convivencia con el virus y la vuelta a la ansiada normalidad completa.


Actualidad

Mientras tanto, actualmente hay 3.210 personas con la infección en activo, lo que supone ocho más que las contadas el pasado miércoles.


Aunque haya sido muy leve, se trata del primer incremento de los casos activos de coronavirus tras 26 jornadas consecutivos en descenso.

El área cumple dos años de pandemia reduciendo el impacto de la sexta ola

Te puede interesar