Inés Rey promete invertir en Os Mallos ante las demandas de los vecinos del barrio

La reunión tuvo lugar en el palacio municipal y se prolongó durante dos horas | patricia g. fraga
|

La alcaldesa ha querido terminar el año zanjando una de las polémicas que más han dado que hablar durante 2021: la situación de inseguridad y abandono del barrio de Os Mallos, que hizo que los vecinos se echaran a la calle en septiembre en una protesta que reunió a más de 500 personas. Inés Rey escuchó sus demandas, que, además de seguridad, puesto que ha día de hoy todavía existen cuatro casas okupas donde se vende droga en el barrio, se centraban en la limpieza y la iluminación del barrio, además de otras medidas de dinamización, y quedaron emplazados para una nueva reunión que se celebraría probablemente en febrero.

A la cita de ayer acudió José Salgado, presidente de la asociación de comerciantes, y José Roble, de la plataforma Os Mallos. Este último señaló que “nos apoyamos en la moción conjunta que aprobaron por unanimidad en el pleno de octubre, queremos que se haga realidad”, Aunque la inseguridad provocada por individuos en riesgos de exclusión social subsiste, ya está más controlada debido al aumento de las patrullas en el barrio, como reconoció el propio Roble. De hecho, se ha expulsado a okupas de calles como Asturias y Diego Delicado.

Salgado se mostró preocupado por la mala publicidad que está recibiendo el barrio que, asegura, afecta directamente al pequeño comercio. “Se le está haciendo muchísimo daño”, aseguró. Por otro lado, en lo que respecta a la iluminación, los vecinos de Os Mallos llevan tiempo reclamando mejoras, porque consideran que sus calles son oscuras, lo que fomenta la sensación de inseguridad. Rey, que estaba acompañada de Juan Ignacio Borrego, concejal de Seguridad Ciudadana, informó de que está en marcha un plan para sustituir todo el alumbrado de la ciudad, incluido su barrio, También se hizo hincapié sobre la suciedad del barrio. “Hace años que no vemos máquinas pasar por aquí”, se quejó Roble.

A la reunión no fue invitada la plataforma Mallos Unidos, la más crítica. Su portavoz, Alberto Pastoriza criticó lo que definió como “una falta de respeto” y afeó que. “No hablaron de la problemática del barrio. La alcaldesa quería la foto con los vecinos. 

Inés Rey promete invertir en Os Mallos ante las demandas de los vecinos del barrio