El 092 expulsa a varias personas de la playa durante la alerta naranja

El oleaje es un espectáculo del que los coruñeses no parecen cansarse nunca | pedro puig

La ciudad vivió ayer una nueva alerta naranja, esta vez en la mar, puesto que en tierra el tiempo fue bueno, sin lluvia y con una temperatura agradable. Aquello animó a muchos coruñeses a acercarse a la costa para disfrutar del espectáculo que ofrecían las olas estrellándose contra las rocas. A pesar de que las autoridades habían cerrado los accesos a las playas, algunos hicieron caso omiso del precinto policial y pisaron la arena, lo que obligó a la Policía Local a expulsarlos.

El incidente tuvo lugar alrededor de las seis y media de la tarde justo cuando se acercaba la pleamar, y fueron varias personas las implicadas que tuvieron que ser reprendidas. Sin embargo, no se llegó a sancionar a nadie y la mayor parte del público se limitó a apostarse en la Coraza para disfrutar del espectáculo de las olas chocando en su base.

En el lugar se había desplegado el Grupo de Rescate Acuático (GRA) de Bomberos, que tampoco tuvo que actuar. Las olas, de entre cuatro y seis metros de altura, no llegaron a rebasar la duna protectora de Riazor, aunque si lo habían hecho en la anterior pleamar, doce horas, antes donde también habían golpeado en el dique de abrigo, llegando a superar la barrera, algo que ocurrió también durante la tarde, por lo que también fue necesario restringir el acceso al público que normalmente pasea o hace ejercicio por el dique.

La situación de alerta se mantuvo hasta bien entrada la noche, con la llegada de la bajamar, sin que se produjeran más bajas, terminando así la tercera alerta naranja en lo que va de año..



Influencia anticiclónica


Desde hoy y durante los próximos días, el tiempo será apacible: desde MeteoGalicia señalan que se mantiene la influencia del anticiclón, pero que seguirán soplando los vientos desde el norte. Eso quiere decir que los cielos permanecerán casi siempre despejados, pero con nubes puntuales, mientras que las temperaturas mínimas sufrirán un descenso y las máximas llegarán a los quince grados centígrados, una temperatura agradable que se mantendrá hasta el jueves, cuando el tiempo volverá a refrescar, y el termómetro bajará unos grados.

Se espera entonces una situación intermedia entre altas e bajas presiones debido a la llegada de nu frente poco activo. Esto se traducirá en cielos parcialmente nublados, por lo menos los de A Coruña, puesto que el sur de Galicia seguirá disfrutando del sol. Las temperaturas mínimas non sufrirán cambios significativos e as máximas descenderán entre ligera y moderadamente. Lo que no cambiará será el viento, que será soplando desde el norte, cada vez con más fuerza. 

El 092 expulsa a varias personas de la playa durante la alerta naranja

Te puede interesar