Opinión

Ventureira

Y ahora qué

cuando todo el mundo está hasta el gorro de la farsa política de Cataluña