• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Seducidos por el Madrid-Barça

Llegamos a un clásico más. A lo más grande que nos puede deparar un deporte que, como el fútbol, es capaz de cambiar el mundo.

Llegamos a un clásico más. A lo más grande que nos puede deparar un deporte que, como el fútbol, es capaz de cambiar el mundo. El Madrid-Barça de mañana no es un partido cualquiera. Los atentados terroristas de París tiñen de miedo y terror todo este tipo de espectáculos (y los que no lo son) donde la afluencia de espectadores suele ser mayoritaria. Y este choque del  Bernabéu no será una excepción. Es más, después de las suspensiones de los amistosos internacionales Bélgica-España y Alemania-Holanda en aras de prevenir posibles atentados, llega otro enfrentamiento que también produce cierto temor y la lógica inseguridad por la aglomeración de espectadores que se darán cita en las gradas del Santiago Bernabéu. 
Incluso se llegó a hablar en los últimos días que lo más recomendable sería suspender este clásico para evitar males mayores. Hubo apreciaciones e insinuaciones de todo tipo que daban pie a muchas conjeturas y razonamientos en algún caso altamente peligrosos. Cuando se habla de estas cuestiones, donde la vida de los demás siempre corre peligro, hay que ser muy consciente de lo que se habla, ser muy meticuloso con las narrativas y argumentos que se esgrimen cuando hay que hacer valoraciones tremendamente exhaustivas sobre lo que puede o no ocurrir. O si es aconsejable jugar o no. Y sobre todo, visto lo visto, en qué condiciones habría que hacerlo. Lo más lógico es suspender un partido cuando lo que más está en juego es  tu propia vida. El sentido común debe imponerse.
Por lo tanto hay que ser considerablemente prudentes en las opiniones de personas que tienen un peso muy relevante y específico para llegar a tomar este tipo de decisiones. Conforme pasan los días, ese pensamiento bélico y negativo tras lo sucedido en Francia, Bélgica y Alemania, comienza a esfumarse. Lo que sí es una realidad es que en el Bernabéu, si ya son habituales grandes medidas de seguridad, en esta ocasión los cacheos y los controles serán intensos y extremadamente salvajes. 
Dando por hecho que el balón ruede mañana sobre el césped del santuario merengue, este Madrid-Barça, siempre seduce al amante del fútbol exquisito. Hoy en día existen bastantes diferencias entre uno y otro equipo y donde hoy día el Barça gana a un Madrid que, en lo que va de Liga, roza el disparate. Pero en este tipo de duelos todos esos argumentos no cuentan. Son partidos que se disputan con otra mentalidad y a cara de perro. Aquí siempre se juega a ganar. Y si es posible, a ridiculizar al rival. ¿Será mañana uno de esos días?