• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Las dudas de siempre

No tengo claro que este parón liguero motivado por partidos

No tengo claro que este parón liguero motivado por partidos de selecciones nacionales favorezca el aparente, solo aparente, resurgir de un Deportivo que en las últimas jornadas, con Cristóbal Parralo en el banquillo, haya recuperado sensaciones, aún reconociendo que la derrota ante un Atlético que se hacía “caca” cada vez que los locales se acercaban a la meta de Oblak, se haya visto de forma optimista por el esfuerzo realizado por el equipo en un partido que se resolvió de forma tan inesperada como anómala e injusta. Es cierto que las cosas han cambiado, pero tampoco saquemos pecho, porque, a pesar de que se han solventado errores, se han apreciado carencias ya habituales que nos deben hacer meditar.
Otro de los problemas en este Deportivo está en la portería. Todos miramos al cielo implorando el regreso de Rubén porque tanto Pantilimon como Tyton ofrecen razonadas dudas en sus actuaciones sin olvidarme del joven Francis, con el que Cristóbal no tuvo miramientos y lo devolvió al Fabril. Entiendo que tendrá sus razones pero resulta evidente que las incorporaciones de Pantilimon y Tyton han supuesto una pifia en la gestión del club.
Ante semejante situación, a sus 33 años, Rubén Martínez es para muchos la esperanza para defender el marco deportivista. El de Coristanco disputó sus últimos minutos en Liga el 26 de agosto en el Ciutat de Valencia donde el Dépor logró empatar (2-2) y todo hace indicar que el próximo 19 estará en Málaga si Cristóbal lo considera conveniente.
Intentando encontrar positividad a esta situación, los problemas de un entrenador son siempre los mismos aunque las formas de afrontarlos se consideran diferentes, pero buscando una idea positiva para encontrar soluciones. Es mejor remar todos en la misma dirección que estar señalando a los demás. Muchos aficionados se frustran ante panoramas de este tipo padeciendo fobias y filias que siempre resultan incómodas. Y es que el ser optimista supone hacer esfuerzos para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades en todas las situaciones que se nos plantean en la competición.