• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Este Deportivo tiene buena pinta

No lo puedo negar. Este Deportivo 2016-2017

No lo puedo negar. Este Deportivo 2016-2017 me da muy buenas sensaciones. Al margen de los diferentes partidos de carácter amistoso que lleva disputados y que solo valen para ir puliendo defectos de cara al inicio de Liga, que no olvidemos debutamos en Riazor recibiendo la visita del Eibar, el aficionado está viendo con interés el esfuerzo del club a la hora de potenciar la plantilla haciendo hincapié, al menos esa es mi impresión, en la zona del centro del campo y ataque, donde los refuerzos que llegan le pueden dar mucho poderío al equipo que este año dirige Gaizka Garitano tomando el relevo a Víctor Sánchez del Amo, a quien, sus desavenencias con algunos integrantes de la plantilla en la pasada campaña y que nunca supo zanjar, le acabaron echando del club.
Pero ahora quiero centrarme en la savia nueva que llega a la plantilla blanquiazul. Aunque los amistosos disputados, insisto, no ofrecen nada especial, sí dejan ver detalles que aumentan el optimismo en quienes siempre queremos lo mejor para el club. El pasado martes fueron presentados Albentosa, Bruno Gama, Carles Gil, Tyton, Borja Valle, Rubén, Guilherme Santos, Emre y Florin Andone. Y las anécdotas siempre acaban surgiendo. La idea de los coches descapotables de la marca que patrocina al club alucinó al público. Como graciosa fue la frase que escuché en el momento de su aparición por la zona de Pabellón: “Parecen los Reyes Magos”. Al larguirucho Albentosa, el primero en salir y al que no le gusta perder ni a las chapas, lo conocí casualmente en la tienda del club e incluso cambiamos impresiones. El defensa hacía acopio de diferentes souvenirs y se mostró en todo momento muy amable y cariñoso con las personas que le requirieron una foto para el recuerdo.
También llamó la atención la altura del meta Tyton con sus 1,95 metros. Y otro portero que llega para hacerle la competencia a Lux es el gallego de Coristanco Rubén. Tampoco pasó desapercibida la baja estatura (1,68 metros) del turco Emre (quizá el efecto de la camiseta por fuera del pantalón), pero es un jugador llamado a ser titular. Su anécdota, cuando lanzó el balón al público. Lo envió por arriba de la Tribuna. Y la ironía no tardó en llegar: “Este que no tire las faltas”. En apenas 25 minutos se acababa un acto que también tuvo sus críticas. Mucho Enrique Iglesias y su ya famoso “Duele el corazón” y nada del himno del Depor con ese ya característico grito inicial de ¡Vamos! Los hay que piensan en todo.